Fuego en un campamento, consejos y seguridad


 Ya hablamos de que cuando salimos de campamento una de las cosas más importantes a tener en cuenta, además de cómo y dónde dormir, es cómo y dónde cocinar nuestros alimentos.

Podemos optar por la comida hecha en casa (eso si la excursión dura 1 o 2 días y no tenemos ganas de cocinar en el campo), pero si la salida va a prolongarse en el tiempo, y más aún, si nuestro recorrido será largo y pensamos acampar varias veces, es muy necesario organizar el tema cocina y utensilios, para no llevar de más ni de menos.

Puedes utilizar cocina de gas y cargar con ella, o aprender a encender fuego (con seguridad para tí y la naturaleza) y armar una cocina de campo.

fue

 Lo más importante a tener en cuenta al salir de campamento es el peso de lo transportado, sobretodo si no salimos con vehículo propio. En caso de que desees salir lo más liviano posible debes aprender a hacer fuego sin necesidad de llevar cocina.

Existen varias opciones y todo dependerá del tiempo que pasarás en ese lugar, acampando, y de las condiciones del suelo.

Para empezar debes elegir un lugar despejado y lejos de maleza o árboles que puedan encenderse y provocar un incendio forestal, o causar daños a animales, casas o la naturaleza en general. Cercano a la carpa y tus cosas y de ser posible cerca también de un curso de agua, para facilitar la preparación de los alimentos y el posterior lavado de los utensilios. Fíjate que el lugar del fogón está determinando la ubicación de la carpa, también.

Cerca de un curso de agua no significa a la vera del río o el mar (que pueden crecer inesperadamente y ser peligrosos), tan cerca no.

Una vez elegido el lugar límpialo de maleza combustible y rodea el pequeño espacio que será tu fuego con piedras, de haberlas, o con montículo de tierra o arena en forma de corona. Otra opción es hacer un pozo para realizar el fuego en él, este espacio debe estar ventilado (no ser totalmente fogón sino dejar lugares de aire a los lados para que el fuego no se ahogue en sí mismo).

Cómo hacer fuego: los elementos necesarios son: papel, ramas finas secas, ramas medianas secas, leños gruesos secos, fósforos. Este mismo es el orden de los elementos: algo de papel enciende mucha leña fina, esta enciende la mediana que en mediana cantidad enciende una poca gruesa.

Si utilizas leña verde o cortas ramas de los árboles no sólo estarás causando daño sino que este, además, será inútil: la leña verde no enciende (porque está mojada de savia) y de lograrlo aporta muy pocas calorías.

Cómo ubicar la olla sobre el fuego: puedes llevar una parrilla hecha por tí mismo: toma un alambre grueso de hierro y con ayuda de una pinza forma con él una espiral del tamaño de una hornalla, deja un tramo largo que tuerza hacia el suelo para clavarla en él. Es giratoria y muy práctica para manejar alejándola o acercándola al fuego.

Apagar el fuego: es imprescindible apagar bien el fuego siempre, permite que se consuma todo el combustible y luego hecha abundante agua, este método sirve si te vas de ese lugar. Si piensas quedarte simplemente aparta la leña que aún no se ha prendido y apaga con arena o tierra, removiendo para verificar que no ha quedado encendido bajo tierra. Ahorra combustible, no es necesario gastar de más y luego deberás trabajar más para apagar.

No permitas que por descuido quede un fuego mal apagado, o el fuego escape a tu control, todas las precausiones son pocas. No destruyas lo que a la naturaleza le tomó cientos de años en construir. 

1 Comentario