Solamente  a unos 50 km separan a Asunción, la capital paraguaya, de San Bernardino, la ciudad más veraniega del país, donde se halla uno de los destinos turísticos más bellos: el lago Ypacaraí. Dueño de aguas poco profundas, se encuentra rodeado de cerros y espesa vegetación que invitan a relajarse y a pasar de la mejor manera los veranos. Todos se congregan en sus orillas, en la playa y en los clubes sociales privados, desde los que se puede salir a navegar.

La vida nocturna es muy intensa, ya que hasta aquí en temporada se mudan los mejores restaurantes y discotecas del país, creando un ambiente de lo más exclusivo. Además, cuenta con un interesante movimiento cultural, con exposiciones de distintos artistas locales y conciertos de música.

El lago Ypacaraí también se extiende por otras dos ciudades: Areguá, un punto de comunión de artesanos y pescadores, y la propia Ypacaraí, donde se realiza el Festival del Lago y se encuentra el parque nacional homónimo, con 16.000 hectáreas de área protegida y una playa municipal. Imperdible: probar la gastronomía típica del lugar, especialmente los bollos y chipás