Entre todos los países del mundo que destacan por sus construcciones religiosas cristianas, sin dudas Italia es uno de los más importantes, y en este sentido, la capital Roma no podía quedarse atrás. Es por eso que si pensamos en realizar turismo religioso en esta ciudad, uno de los sitios que no podemos dejar de visitar es la reconocida Archibasílica de San Juan de Letrán, también denominada “Archibasílica del Salvador y de los santos Juan Bautista y Juan Evangelista”.

Concretamente, estamos hablando de la Catedral principal de la ciudad de Roma, la misma donde se encuentra la sede episcopal del obispo de Roma, es decir, del Papa, y es una de las tantas en el mundo entero que se encuentra dedicada a “Cristo Salvador”, aunque comúnmente la gente la llama como “Catedral de San Juan”, por haber sido también encomendada a este santo.

Además, una de las cuestiones que hacen aún más interesante la visita a este centro religioso, tiene que ver con que junto a algunos de los palacios y edificios que la rodean, la Archibasílica de San Juan de Letrán, goza del estatus de extraterritorialidad dentro del Estado italiano. Incluso, se trata de la más antigua y la de rango más alto entre las cuatro basílicas mayores o papales de Roma.

Todas ellas, no obstante, forman un recorrido turístico imperdible, al haber sido denominadas “Omnium urbis et orbis ecclesiarum mater et caput”, que significa en latín “madre y cabeza de toda las iglesias de la ciudad de Roma y de toda la tierra”, por lo que en cierta forma nos encontraríamos ante el surgimiento de todas las Iglesias que podemos llegar a encontrar donde nosotros vivimos, y que se han expandido por todo el mundo, como una muestra de fe.

De hecho, esta Catedral consagrada por el papa San Silvestre en el año 324, es la más importante incluso en comparación con otras de gran magnificencia, como por ejemplo la Basílica de San Pedro del Vaticano, la Basílica de San Pablo Extramuros y la Basílica de Santa María la Mayor.