-

Bares y coctelerías en la noche madrileña

¿Un Alaska Soft en el Museo Chicote o un Mint Julep en el Del Diego?  ¿Un concierto de rock en el Sol o de jazz en el Central o en El Junco?
¿Unos bailes locos en la Sala Arena o una copa con ritmos lounge en una terraza de altura que nunca cierra, The Penthouse del  Hotel Me?

La Gran Via sigue teniendo tanta vida por la noche como por el día. También en la madrugada. Pero en los últimos años, la brújula  de los noctámbulos señala hacia nuevas rutas: sofisticadas coctelerías de autor,
bares propios de Nueva York en las azoteas de los hoteles  de moda y bares de diseño rompedor y firma de artista.

El interiorista Tomás Alía es el artífice de los ambientes más cool de la noche madrileña, el célebre Larios Café, La Reina Bruja o la Sala Cool. Aunque tras este invierno eterno las terrazas (ya no son sólo para el verano) son más esperadas que nunca: sube a brindar a la azotea del Hotel Urban, baila en las sesiones del Hotel Puerta de Ámerica o déjate ver por Castellana 8. La lista continúa hasta ver salir el sol.

Lo último...

La nueva forma de viajar de los españoles: escapadas con actividades privadas

Este año, los españoles han tenido que cambiar su forma de organizar sus viajes, apostando por destinos cerca de casa con el objetivo de...

6 destinos pensados para relajarse y desconectar

La alarma sanitaria provocada por la Covid-19 ha afectado al modo de viajar de las personas. Un alto porcentaje ha dejado de hacerlo por...

5 destinos románticos españoles para una escapada en otoño

Otoños es, para muchas personas, la mejor época del año para viajar. Es cuando la temperatura se vuelve más suave, lo que te permite...

Los españoles apuestas por el turismo nacional

La crisis causada por el Covid ha afectado a muchos sectores, siendo el turismo uno de los más afectados. Este verano, la gente ha...

Los mejores lagos que nos podemos encontrar en cada Comunidad Autónoma

España es conocida por sus playas, pero nuestro país esconde muchos otros paisajes de gran belleza y que siempre quedan escondidos en un segundo...