- patrocinador -

Existe un problema que aqueja a todas aquellas personas que utilizan aviones como medio de transporte, ya sea para vacacionar o con mayor razón para sus actividades laborales. Se trata de lo que se conoce comunmente como el “Síndrome de Clase Turista“, una dolencia muy frecuente en la actualidad.

Gracias a un reciente estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha reconocido este padecimiento como un asunto de gran importancia para la salud pública que se ha visto incrementado en los últimos tiempos por el aumento de los viajes largos y de pasajeros propensos a trastornos circulatorios.

Por eso se ha establecido como viajes de larga duración aquellos que poseen más de cuatro horas, ya sea en cualquier medio de transporte donde las personas deben permanecer sentadas, quedando mayormente expuestas a padecer este síndrome los pasajeros que tienen irregularidades circulatorias severas, aquellas que han padecido trombosis o con diagnóstico de enfermedades hematológicas.

horta

Con el objeto de tener mayor tranquilidad a la hora de viajar, se aconseja consultar a especialistas, ya sea un cirujano vascular o hematólogo, que les brindará información específica según el caso.

Aquí van algunos consejos que pueden ser de utilidad para prevenir el Síndrome de la Clase Turista:

  • Vestirse con ropa y calzado cómodo.
  • Levantarse y caminar por la cabina cuando sea posible.
  • Izar la rodilla a una altura media, con la espalda apoyada en el respaldo y contrayendo el muslo. Realizar este movimiento con ambas piernas.
  • Beber con regularidad pequeñas cantidades de agua para evitar la deshidratación.
  • Flexionar los pies, apoyando el talón en el piso y levantando la punta hacia arriba.
  • Rotar los tobillos en ambos sentidos, con la punta del pie colocada en el piso y los tobillos levantados.

Vía│Hola

- patrocinador -