- patrocinador -

¿Eres de los viajan siempre con su cámara en la mano? Mira estos consejos para fotografía de viajes y comprueba como tu álbum mejorará (y mucho).

Hay tres leyes obligatorias que debes conocer sí o sí. Los demás, son consejos para fotografías de viajes que puedes seguir o no. Eso sí, si los practicas, notarás la diferencia.

Consejos para fotografía de viajes

Encuentra las mejores horas para hacer fotografías

Las primeras y las últimas horas del día son las mejores en cuanto a iluminación fotográfica. En estos periodos, la luz es muy tenue, ya que el sol está en su punto más bajo y por tanto, todo aquello que fotografíes tendrá un halo misterioso y colores sin excesiva saturación. Así que, ya sabes, toca madrugar. Quizá la foto perfecta esté esperándote a las 5 de la mañana.

¿Día lluvioso y nublado? ¡mejor!

Cuando llueve o el día no amanece con un sol radiante, solemos dejar la cámara en casa, ¿verdad? ¡No vuelvas a hacerlo! Estás desperdiciando imágenes únicas. Y es que, si te fijas, muchas de las mejores fotografías de la historia, están hechas en días de lluvia. Ésta ofrece reflejos únicos y composiciones increíbles.

Por otro lado, si el día amanece nublado, tampoco dejes la cámara en casa. Piensa un momento esto que te vamos a decir. ¿Has visto alguna vez una sesión de fotos profesional? ¿te has fijado en que siempre hay una especie de lámina traslúcida cubriendo el flash? Se trata de un difusor de luz y se utiliza para que ésta rebote e ilumine de manera uniforme la imagen. Pues bien, las nubes funcionan igual con el sol. Cuando el día está nublado, la naturaleza nos ofrece un difusor natural para nuestras fotografías.

No mires en la misma dirección que los demás turistas

El tercer de nuestros 12 consejos para fotografía de viajes os lo pedimos por favor. No hagas la misma fotografía que todo el mundo. La Torre Eiffel se fotografía cientos, incluso miles de veces al día, y el 90 por ciento de fotos que vemos de ella… son iguales. Busca un punto diferente, una diagonal forzada, una luz extraña o una composición distinta. Es la clave para hacer fotografías originales que se distingan de las aburridas fotografías de siempre.

Los objetos simples pueden ser obras de arte

La mejor foto no se esconde en los monumentos más fotografiados del mundo. Se esconde en las calles, en los comercios, en la gente local, en los reflejos de los cristales… Además, es esa la mejor forma de captar el alma y la vida de una ciudad. No enfoques a la Torre Eiffel, deja al fondo la estructura de hierro de ésta y enfoca al puesto de algodón dulce que está al lado.

No tengas una ruta fija

A veces, seguir un mapa es la peor manera para hacer fotografías de viajes. Quizá ahorres tiempo y puedas ver todos los monumentos creándote una ruta perfecta pero… te estarás perdiendo un montón de postales interesantes que solo aparecen cuando te pierdes por las calles. Es en ellas donde se encuentra la realidad de cada ciudad, más allá del caparazón y el escenario ‘artificial’ que se muestra a los turistas.

Cuanto más cerca, mejor

Ya lo decía Robert Capa, “si tus fotos no son lo suficientemente buenas, es que no estabas lo suficientemente cerca“. Acércate al motivo que estás fotografiando. No recurras demasiado al zoom y sé tú el que ande hacia tu objetivo. Si es una persona, será más difícil porque ésta puede sentirse intimidada, sin embargo, la sonrisa es un idioma universal que te servirá para el siguiente consejo.

Habla con la gente

No seas vergonzoso. Si ves a alguien interesante, no dudes en acercarte. Quizá no habléis el mismo idioma, pero la sonrisa es universal. Intenta explicarle que quieres tomar una fotografía de él o de ella y que si quiere, incluso, se la puedes mandar donde quiera vía mail. Si hablas con ellos y ‘vas de frente’ conseguirás fotografías con mucha más esencia que si las haces sin que ellos se enteren.

No es la cámara, es tu ojo

No te obsesiones con la calidad de la cámara, el objetivo o con tu equipo en general. La calidad de una fotografía no está en la cámara sino en el ojo que mira a través de ella. El equipo solo determinará los píxeles de la imagen, pero tú eres el responsable de la iluminación, el momento preciso y la composición de la foto.

Sé paciente

La mejor foto está en un instante decisivo que solo es capaz de ver el más observador de los viajeros. Un niño que ríe, un abrazo entre dos enamorados, un reflejo en el suelo… Sé paciente y no hagas fotos por doquier. Espera, observa, fija tu objetivo y… dispara.

Las tres reglas de oro de la fotografía

Ley de los tercios

Es tan sencillo como dividir la imagen en nueve partes iguales. Puedes hacerlo mentalmente o eligiendo en ajustes de la cámara la opción que los dibuja en el visor. Una vez dividido el espacio consiste en colocar los elementos más importantes en las intersecciones de las líneas.

consejos para fotografia de viajes
Fuente: Guiamulti

Ley de la mirada

Si haces un retrato en el que la persona está mirando hacia la izquierda, deberás dejar más espacio a este lado para que la imagen ‘respire’. Es un efecto óptico que puedes comprobar. Haz una foto de alguien mirando hacia la derecha y corta la imagen justo en su nariz. Da la sensación de que a esa persona le falta espacio, aire… Por tanto, siempre que fotografíes a personas, deja unos centímetros de espacio libre entre los ojos del protagonista y el final de la imagen.

Ley del horizonte

Volvemos a dividir mentalmente la imagen en tres, horizontalmente. Pues bien, se dice que si fotografías paisajes, hay que ubicar el horizonte en el tercio inferior de la imagen para darle prioridad al cielo. En cambio, si quiers dar prioridad a la tierra, deberás colocar el horizonte en el tercio superior.

- patrocinador -