Ignorar las reglas y el significado de una compra en Oriente Medio podría acabar con el más consumista de nuestros ánimos, lo cual sería una verdadera lástima. Para evitarlo es necesario saber lo que vamos a enfrentar.
En Oriente Medio comprar no es un acto casual, sino una forma compleja de entablar una relación. El hilo conductor es el regateo. Los comerciantes simplemente no conciben una venta sin que medie un largo y tedioso estira y afloja entre lo que piden y lo que el cliente está dispuesto a pagar.

El proceso implica una enorme pérdida de tiempo aunque sólo se desee comprar una baratija. Es imposible tratar de razonar y pedir a los vendedores que abrevien. Cuando no se ofenden, se le quedan mirando a uno compasivamente y acto seguido, se autoerigen como instructores personales en la materia. No hay escapatoria. Sólo estrategia.

 Te enumeramos pequeños consejos y tácticas:

1. Ármate de paciencia y calcula muy bien el tiempo. Destinar todo un día para evitalas frustraciones y los gastos extras.
2.Fisgonear o, peor aún preguntar por un precio sin intención de comprar es un grave error. Los vendedores entienden ambas acciones como un interés real y emprenderán un enloquecedor acoso. Lo mejor es mirar discretamente,
3.Cuando alguna mercancía de verdad te interese, hay que arrancar con una contrapropuesta exageradamente baja (¡sí! un 8o por ciento está bien) para equilibrar el precio. Para tratar de desgastarse lo menos posible, lo mejor es buscar puestos grandes, bien surtidos y variados en donde se puedan adquirir varios artículos a la vez.
4. Una buena opción para comprar a la occidental, sin presiones, con buena calidad y precios fijos son las tiendas oficiales aprobadas por los ministerios de turismo o en los museos.
5. Si de todos modos preferimos la aventura del regateo es muy importante no ceder a la presión y, sobre todo, no enojarse. Después de todo, esto será parte de las anécdotas de viaje.

Lo que comprar en distintos lugares:

  • Egipto: papiros, esencias locales, objetos de alabastro, prendas de algodón.
  • El Reino Nubio: muñecas nubias y henna.
  • Turquía: alfombras, dulces, oro, cuero, especies, lámparas, narguiles y té.
  • Marruecos: cuero, joyas bereberes de ámbar y coral, oro, marroquinería, sedas.
  • Túnez: alfombras, joyería artesanal, perfumes, botellas para perfume.