- patrocinador -

Con la llegada del nuevo año, son muchas las personas que empiezan a organizar los viajes que realizarán a lo largo del año. Muchos elegirán destinos nacionales pero otros muchos se decantarán por conocer alguna ciudad europea. Si tú perteneces a este segundo grupo, hoy os vamos a dejar un listado de los destinos europeos favoritos por los españoles que han elaborado desde la plataforma Viajeros Piratas.

Praga

Es conocida como la ciudad de las Cien Torres y sus calles están pensadas para perderse en ellas mientras se disfruta de un lugar único. Sus edificios e iglesias te transportan a un ambiente medieval. No puedes dejar pasar la oportunidad de visitar La Plaza de la Ciudad Vieja, el Reloj Astronómico, el Puente de Carlos o la Catedral de San Vito.

Berlín

Una ciudad que ofrece mucho a todos aquellos que la visitan como es La East Side Gallery, la mayor parte del Muro de Berlín que todavía sigue en pie a lugares alternativos como Holzmarkt. La ciudad cuenta con más de 175 museos además de contar con grandes espacios verdes, como el Parque de Tiergarten o Viktoriapark.

Budapest

Buda y Pest, dos ciudades separadas por el río Danubio que se unen para convertirse en una de las ciudades más bellas de Europa. Buda, antigua sede real y zona residencial más elegante, se une a través de puentes con barrio residencial y económico de la ciudad de Pest. Es imprescindible conocer la Plaza de los Héroes, el Parlamento de Budapest o la Basílica de San Esteban.

Roma

Conocida como la Ciudad Eterna y con una gran historia a sus espaldas. La ciudad recibe millones de visitantes cada año. Monumentos y restos arqueológicos de la Antigüedad cubren toda la ciudad. Roma es el recuerdo de gladiadores luchando en el Coliseo o las carreras de cuadrigas en el Circo Máximo, dos de los monumentos más conocidos de Roma, que son visitas obligatorias. La Fontana de Trevi o el Vaticano son otros lugares que no se pueden pasar por alto.

París

Se trata de una de las ciudades europeas más visitadas. Un lugar único que te enamorará y a la que querrás volver. La Torre Eiffel, el Arco del Triunfo o la Catedral de Notre Dame son visita obligatoria, junto con el encantador barrio de Montmartre.

Ámsterdam

Sus canales y su ambiente único muestran a sus visitantes el encanto especial que tiene la ciudad. Culturalmente, se encuentra a la vanguardia de Europa y en sus museos se pueden observar grandes obras de artistas como Van Gogh o Rembrandt, así como visitarla casa de Ana Frank y otros enclaves tan relevantes como el Rijkmuseum o el Museo de la Ciencia NEMO.

Viena

La mezcla de una ciudad antigua y una ciudad nueva es lo que hace de Viena un lugar especial. La mezcla de culturas que habita sus calles, hace que la gastronomía de la zona sea única. Viena es la cuna de múltiples artistas, como Strauss Beethoven o Mozart, sin perder de vista su famosa Ópera. Entre los lugares que no pueden faltar en una visita se encuentran el Palacio Imperial de Hofburg, la Catedral de Viena o el Parlamento de Austria.

Londres

Es una de las ciudades más visitadas del mundo por su carácter especial y cosmopolita. Londres engancha a aquellos que la visitan por primera vez, pero también a los que viajan a la ciudad a menudo. No se puede dejar de visitar el Palacio de Westminster, la Torre de Londres, el Big Ben, Trafalgar Square o el Palacio de Buckingham.

Venecia

120 islas forman la ciudad de Venecia, la cuna del carnaval. La mejor forma de llegar al centro de la ciudad es en vaporetto, disfrutando del Gran Canal. Además de un paseo en góndola por los canales que recorren toda la ciudad, lo más importante que hay que visitar es la Plaza de San Marcos, así como la Basílica de San Marcos y el Palacio Ducal.

Copenhague

Una ciudad de cuento. Muchos afirman que sus calles llenas de historia y sus canales recuerdan a Ámsterdam, pero en un formato más tranquilo. Visitar el primer parque de atracciones del mundo en Tívoli o el Palacio Amalienborg son algunas de las actividades de mayor interés de la ciudad. Una de sus zonas más visitadas es Nyhavn, conocida por sus casas de colores, protagonistas de muchas de las postales de la ciudad, entre las que se encontraba la casa de Hans Christian Andersen.