- patrocinador -

Perú tiene una de las capacidades turísticas más impresionantes de todo el planeta, y en este sentido debemos estar especialmente sus recorridos naturales, entre los que ahora señalamos, en particular, el maravilloso Bosque de Piedras de Huayllay, ubicado a su vez en el Distrito de Huayllay, Provincia y Departamento de Pasco, uno de los más visitados de todo el país por motivos como éste mismo.

Este sitio, que desde hace algunos años se encuentra celosamente protegido por el organismo local “Santuario Nacional de Huayllay”, cuenta en principio con la característica de ser uno de los bosques más altos del mundo, ya que se ubica a 4.310 metros sobre el nivel del mar, convocando a su vez más de 4.000 formaciones rocosas, muy diferentes algunas de ellas entre sí.

De hecho, son tantas las formas que han adquirido estas piedras, que muchos de los residentes locales, en un plano histórico, han ido asignándole nombres a muchas de ellas, como por ejemplo las denominadas el caminante, el pensador, la tortuga, la alpaca, el cóndor y el elefante, muchas de las cuales se encuentran consignadas en letreros, como su el hombre las hubiera puesto allí, algo que en forma así podría decirse, pues les han dado vida en relación a las otras rocas.

Otro de los elementos turísticos de la zona que también le han hecho muy buscada por los especialistas, tiene que ver con las aguas termales que podemos encontrarnos a pocos minutos del bosque, como pueden ser las de las regiones de La Calera, Goshpi y Yanahuato; y en menor medida, dentro del plano arqueológico, con los restos de Bombomarca.

Para poder recorrer el lugar sin inconvenientes, en tanto, los turistas disponen de hasta 11 rutas perfectamente señaladas, algunas de las cuales tienen caminos de tres a cuatro horas, y otras que se estiran hasta casi un día entero, y las cuales generalmente son tomadas sólo por los expertos y de mayor preparación física.