Centro histórico de Cracovia

Como siempre decimos, las personas que tienen la posibilidad de visitar distintas ciudades europeas históricas, no pueden perderse nunca la chance de recorrer los denominados “centros antiguos”, o “ciudades viejas”, como se llama al conjunto de edificios originales de esta localidad, que como en el caso de la polaca Cracovia, mantienen ese espíritu ancestral que las distingue tanto.

De hecho, el centro histórico de Cracovia ha sido destacado ni más ni menos que por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1978, y a la hora de recorrerlo, te aconsejamos que lo dividas por zonas y le dediques varias horas a cada una de ellas. Concretamente, destacan la colina de Wawel, la ciudad medieval de Cracovia y el núcleo medieval de Kazimierz, todas igualmente bellas.

No obstante, antes de llegar a esos destinos manifiestos, la mayoría de los turistas comienzan su recorrido por el centro histórico de Cracovia en la Plaza Mayor o “Rynek Główny”, donde los fines de semana se desarrolla un pintoresco mercado, y a cuyo alrededor podemos encontrarnos con algunas de las principales construcciones históricas locales, como por ejemplo basílica a María Santísima y la iglesia de San Wojciech.

Además, si tienes un poco de tiempo, no podemos dejar de aconsejarte que visites uno de los más importantes mercados de telas y tallas de todo el mundo, como lo es el Sukiennice, siendo que en sus alrededores, a su vez, podemos dar con el Museo Nacional de Arte de Cracovia, y una enorme cantidad de tiendas y restaurantes, paso obligado una vez que termina el paseo.

Más lejos, y todavía fuera de las tres zonas antes mencionadas, aunque en sus inmediaciones, podemos encontrarnos con “la barbacana”, una antigua zona de defensa, la única sobreviviente de una red de fortificaciones, además del famoso Castillo de Wawel y el Ayuntamiento de Cracovia.