Puente de las Cadenas

Los puentes son algunas de las construcciones más grandiosas de todo el mundo, considerando que muchos casos, uno puede llegar a preguntarse cómo se mantienen sostenido, y teniendo en cuenta también que hay personas que realizan turismo de los mismos, buscando sólo los mejores. Si así fuera tu situación, uno de los puentes que no puedes perderte en Europa, es sin dudas el Puente de las Cadenas, en Budapest.

Este increíble lugar, siendo uno de los principales atractivos turísticos de la capital húngara, cuenta además con la particularidad de que se trata del más antiguo de los puentes que unen las dos ciudades Buda y Pest, a partir de las cuales existe la actual Budapest, por lo que ha tenido una injerencia enorme en el desarrollo de la misma.

En cuanto a sus características arquitectónicas, no se puede dejar de destacar que se trata de un puente colgante, con la salvedad de que se han sustituido los cables principales por eslabones rígidos de una cadena. Entre sus elementos constitutivos, en tanto, destaca especialmente su vano central, que tiene una longitud de más de dos metros, por lo que se trata de uno de los más importantes del mundo en este sentido.

Incluso, tanto por su forma como por la enorme cantidad de vehículos que lo atraviesan a diario, estamos en presencia de uno de los puentes más importantes que cruzan el río Danubio en toda su extensión, hasta llegar a ser el primer puente permanente en el tramo húngaro del mismo, y todo un símbolo de la ciudad y del país.

De hecho, cuando en la antigüedad el puente comenzó a ser formado para permitir la existencia de un importante lecho comercial a uno y otro lado del Danubio, era posible cruzar el mismo a caballo, o a pie, especialmente cuando se encontraba congelada su superficie, ya que las aguas permitían los desplazamientos humanos, hasta que la construcción fue finalizada.