En el famoso barrio de San Telmo, en la ciudad de Buenos Aires, se encuentra uno de las piezas arqueológicas más importantes de Argentina. Se llama El Zanjón de Granados, un pequeño arroyo que cruzaba de un lado a otro el antiguo barrio y fue descubierto de manera fortuita debajo de una gran casona construida en 1830.

La casa fue comprada en 1985 por Jorge Eckseen quién pensó que la zona se revalorizaría pronto y haría un buen negocio inmobiliario. Empezó a limpiar el terreno de la antigua casa repleta de patios cuando encontró túneles, cimientos y tanques cisternas de antiguos aljibes que pertenecían a una antigua y hermosa ciudad argentina. Ekcseen se puso inmediatamente en contacto con profesionales para analizar lo que había debajo de su propiedad.

zanjon-de-granados

¿Qué descubrió Ekcseen?

El dueño de la gran casona había descubierto uno de los tres arroyos que llevaban agua desde los altos de la ciudad hasta el mismísimo Río de la Plata. Los arroyos eran conocidos con el nombre de Los Terceros, y en particular el que pasaba por entre la casa de Jorge Eckseen era El Zanjón de Granados.

Las obras de recuperación dieron como resultado el complejo actual, un museo de corte señorial que recuerda los tiempos en los que una acaudalada familia española construyó la mansión y luego la dejó abandonada cuando empezó a llegar la fiebre amarilla.

La propiedad pasó entonces a ser un conventillo ocupado por numerosas familias que intentaban sobrevivir de la forma en que podían. Hubo cambios estructurales importantes en la casa para lograr acomodar a tantas familias.

Hoy el Zanjón puede visitarse de lunes a viernes de 11 a 15. Hay una visita guiada por hora y los visitantes pueden deleitarse con la historia de uno de los complejos arqueológicos más bellos de Buenos Aires, ubicado en pleno corazón del barrio de San Telmo.