- patrocinador -

Muchos de vosotros ya estaréis pensando en las vacaciones de verano, pero aún quedan fines de semana y días festivos para organizar pequeñas escapadas y conocer algunas de las principales ciudades europeas sin tener que dejarnos el sueldo en ello. Por este motivo, hoy queremos hacer un repaso por algunas escapadas a ciudades europeas que podemos realizar por menos de 300 euros. Sin duda, un buen plan para cualquier fin de semana sin que afecte a nuestro presupuesto de verano.

 

Estambul, la ciudad más económica (121€ por persona)

Según un estudio realizado por Musement, Estambul es la ciudad más económica para viajar. Esta ciudad está situada entre Europa y Asia, siendo la más famosa de Turquía. Quien viaje a esta ciudad, debe visitar Santa Sofía y la Mezquita Azul. Por su puesto, no hay que dejar pasar la oportunidad de adentrarse en el Gran Bazar.

Por menos de 200 euros: Praga, Lisboa y Madrid

Praga puede ser un destino perfecto por tan soo 160 € por persona y fin de semana. Allí podremos descubrir su casco histórico o el Puente de Carlos entre otras cosas.

Si queremos gastarnos un poco más pero sin sobrepasar el límite de los 200 euros por persona, podemos disfrutar de una escapada a Lisboa (176 euros por persona) o Madrid (195 euros por persona). Ambas capitales disponen de muchas actividades, cultura e historia. Quien se decante por Lisboa no puede dejar de ver la Torre de Belém y pasar por el barrio de Chiado. Mientras que, quien prefiera Madrid, no puede perderse el Museo del Prado, el Palacio Real o la zona de Huertas.

Por menos de 250 euros: Berlín, Barcelona, Frankfurt y Milán

A pesar de que Alemana recibe millones de visitas cada año, se trata de un país que no es excesivamente caro, lo que lo convierte en el destino perfecto para un fin de semana. Por poco más de 200 € podemos visitar Berlín y descubrir la Puerta de Brandemburgo, visitar el Muro de Berlín y conocer una de las historias más negras del país a través del Museo del Holocausto.

Por 215 euros por persona, se puede disfrutar de un fin de semana en Barcelona. Entre las visitas obligadas en la ciudad condal encontramos: la Casa Batlló, Las Ramblas o La Sagrada Familia.

Otra de las opciones económicas es Milán, capital de Lombardía, por 222 euros por persona. Entre sus principales atractivos se encuentran su catedral, la Plaza del Duomo, la Galleria Vittorio Emanuele II, La última cena de Leonardo Da Vinci o la Vía Montenapoleone, una de las calles más importantes del cuadrilátero de la moda.

Otra ciudad alemana a la que poder viajar es Frankfurt. Por 233 euros por persona podremos disfrutar de la Plaza Romemberg, entrar en la Casa-Museo de Goethe y descubrir el distrito financiero desde el que se puede ver toda la ciudad en el observatorio de la Main Tower.

Por menos de 300 euros: Múnich, Viena, Londres, Roma y Dublín

Disfrutar de una escapada en Múnich cuesta 264 euros por persona. Quienes visiten la capital de Baviera no pueden perderse Marientplatz, la impresionante fachada del nuevo Ayuntamiento, la iglesia de San Pedro y las antiguas puertas de la muralla que rodeaban la ciudad. Mientras que por 266 euros podemos desplazarnos hasta Viena para conocer el Teatro de la Ópera, el Parlamento o la Catedral de San Esteban.

Londres es otra de las ciudades europeas que atrae a millones de viajeros. Por 272 euros podemos perdernos entre sus calles y visitar la National Gallery, el museo Británico, la Torre de Londres o el Big Ben.

Otro destino habitual de los viajeros es Roma. Según Musement, podemos disfrutar de una escapada a la ciudad eterna por 281€. Un precio bastante asequible, sobre todo, si tenemos en cuenta la cantidad de monumentos que vamos a encontrar solo paseando: el Coliseo, el Foro Romano, el castillo de Sant’Angelo, la Fontana de Trevi, la Basílica de San Pedro, el Panteón de Agripa, la plaza Navona, la plaza de España…

Viajar hasta Dublín nos costará 293 euros de media, una inversión que vale la pena realizar para disfrutar de una de las ciudades más hermosas de toda Europa. Visitar la catedral de San Patricio, hacerse una foto con la famosa Molly Malone y tomarse una ‘Guinness’ en la zona de Temple Bar son acciones obligatorias.

Por un poco más de 300 euros: París y Ámsterdam

Las ciudades más caras para escaparse son París y Ámsterdam, pues pasar un fin de semana cuesta, de media, 301 y 313 euros por persona, respectivamente. La Torre Eiffel, el Arco del Triunfo, los Campos Elíseos…son solo algunos de los monumentos imprescindibles de la capital francesa, una de las ciudades favoritas para los enamorados. Mientras, en Ámsterdam, tendremos tiempo de disfrutar de los canales, visitar el museo de Vincent Van Gogh o pasear por el barrio rojo.

- patrocinador -