esoterismoEl turismo esotérico está de moda. Se llevan a cabo recorridos mágicos con sacerdotistas, chamanes, etc. Todo esto acompañado de visiones, oráculos y profecías. Incluso se ofrecen viajes a lugares “energéticos” donde encontrarse a uno mismo está asegurado. A veces este tipo de turismo es incentivado por novelas, un caso muy conocido fue el libro de “El oro de Rennes”, con el cual numerosas personas acudían a la localidad francesa  para conocer la leyenda del Santo Grial.

En América este tipo de turismo está totalmente extendido, sobre todo se da en América del Sur. Los lugares más visitados son La Isla de Pascua (Chile), la Puerta del Sol (Bolivia), el desierto de Guajira (Colombia) y el Machu Pichu (Perú). En Argentina, el Cerro Uriotico es visitado cada año por turistas ya que se cree que aquí se encuentra una de las “puertas enérgeticas” del planeta que comunica con otros mundos.

En algunas ocasiones los turistas pueden participar en la iniciación de los ritos, se llevan a cabo rutas de senderismo donde se le ofrece lo siguiente: “descubre tus propios poderes mágicos y tu papel en los cambios mundiales”, “conoce tu YO íntimo y la influencia espiritual de los planetas”. Obviamente ofreciendo este tipo de cosas se sobreentiende que ellos mismo consiguen un negocio para sus promotores.

Las propias ciudades se benefician del turismo esotérico,un ejemplo claro es el estado de Massachussets, lugar donde se dio el caso de las Brujas de Salem. En el s. XVII se produjo un caso de brujería donde fueron asesinadas 25 mujeres.

Si estáis interesados en este tipo de turismo aquí habéis visto algunos lugares que podéis visitar, pero la cuestión es ¿negocio o turismo real?

 

Imagen: denisegarland