- patrocinador -

Córdoba es una de las ciudades monumentales e históricas más turísticas de nuestro país. La que hace siglos fuera capital de un califato es hoy una ciudad que alberga resquicios de su pasado más épico en sus monumentos, calles y plazas. Visitar Córdoba es una experiencia altamente recomendable, tanto para conocer los lugares más emblemáticos como para realizar planes menos conocidos pero igualmente interesantes.

Cuando se planea una visita durante un fin de semana a Córdoba, es importante hacer un planning para distribuir el tiempo de estancia en la ciudad de tal manera que no se nos escapen los mejores planes o visitas a lugares imperdibles. Entonces, ¿qué hacer en un fin de semana en Córdoba? Lo vemos a continuación.

Mejores planes y lugares que visitar en Córdoba en un fin de semana

Podríamos citar decenas de rincones, lugares y planes que merecen la pena durante una visita a la ciudad andaluza, pero sin duda los más importantes son los siguientes:

La Mezquita-Catedral, de visita obligada

La mezquita-catedral de córdoba es quizás el monumento más representativo de la arquitectura andalusí y sin duda la niña bonita de la ciudad. Este lugar ha visto pasar siglos de historia de diferentes culturas y civilizaciones y se trata de un lugar imprescindible que visitar durante un fin de semana en la ciudad. Ir a Córdoba y no entrar en la Mezquita-Catedral debería ser pecado, y es que deja boquiabierto a todo el que cruza la puerta hacia su interior. Sus columnas enfiladas o el Patio de los Naranjos son quizás sus rincones más fotografiados. Es además patrimonio de Unesco desde el año 1985.

Una tarde relajante en los Baños Árabes

A pocos metros de distancia de la Mezquita-Catedral podemos encontrar los baños Hamman Al-Ándalus, un lugar en el que disfrutar de unos relajantes baños árabes con un servicio de lujo y una arquitectura con una clara influencia del mundo andalusí. Su atmósfera de luces tenues, su ambiente tranquilo y la calidad de sus aguas termales convierten a este rincón en un lugar en el que empaparse del espíritu de la Córdoba más ancestral y desconectar de la rutina del día a día.

Un paseo por el Barrio Judío

El legado de la comunidad judía en Córdoba es de lo más interesante y es algo que se puede apreciar especialmente en las callejuelas de lo que hace siglos fue el barrio judío de Córdoba. Se trata de un barrio de paredes blancas, callejuelas estrechas en las que solo se entra a pie y flores en las paredes y en las puertas de las casas de los vecinos. En este barrio se encuentra la única sinagoga conservada en Andalucía en un pequeño rincón lleno de encanto. La calleja de las Flores es quizás el lugar más emblemático del barrio y el más interesante para tomar fotografías.

Los patios de Córdoba

Hablar de Córdoba es hablar de sus internacionales patios de flores. Los patios cordobeses son conocidos en todo el mundo y son lugares mágicos en los que sentidos como la vista o el olfato viven su máximo apogeo. Son espacios ubicados en casas con siglos de historia, de altas paredes blancas y con macetas de flores ocupando buena parte de las mismas. Buena parte de los patios cordobeses abren sus puertas durante todo el año, pero es especialmente atractivo visitarlos durante el mes de mayo, que es cuando tiene lugar cada año el Festival de los Patios Cordobeses en el que se elige al mejor patio de cada temporada. Existen visitas guiadas para conocer los mejores patios de la ciudad.

Puente romano de Córdoba

El Puente Romano de Córdoba atraviesa el río Guadalquivir y une los dos lados de la ciudad. Este puente de origen romano está ubicado próximo al centro de la ciudad y al cruzarlo es posible contemplar algunas de las mejores vistas de la ciudad. Además, al otro lado del puente podemos visitar la Torre de la Calahorra, un lugar emblemático de Córdoba y que tiene una larga historia a sus espaldas. Además, es un sitio ideal para tomar fotografías, tanto durante el día como en la noche.

Estos son solo algunos ejemplos de lugares que visitar y planes que hacer en Córdoba durante un fin de semana. Tan solo hay que repartir bien el tiempo para disfrutar de estos y otros encantos que ofrece la ciudad andaluza a sus visitantes.