Shanghai construirá un hotel subterráneo en las afueras de la ciudad, el cual se convertirá en el “más bajo” del mundo. “Es muy difícil imaginar qué se siente al vivir a 50 o incluso 70 metros bajo tierra, pero será una experiencia maravillosa,” comentó Li Xuyang, director general del departamento de diseño arquitectónico del Grupo Shimao, entidad responsable de la construcción. El hotel de cinco estrellas, con una inversión de cerca de US$ 79 millones se ubicará en una cueva en la colina Tianma, en la zona turística nacional de Sheshan, y ocupará unos 428.300 metros cuadrados, incluyendo un parque temático, un lugar natural de vacaciones y un centro comercial. Su construcción finalizara en 2010.

shangai