Las Quirimbas son la íslas más bellas y reconocidas de Mozambique. Un paraíso natural donde el nombre aún no ha llegado en grandes contingentes turísticos y conserva gran parte de la mística y los atractivos. Al descender en el puerto de Ibo ya estamos ante un paisaje nuevo, ruinoso. Hay un gran número de mansiones coloniales desmoronadas, entre sus raíces crecen las higueras, árboles que se encuentran entre los más famosos al pensar en África.

La combinación de los dos mundos que existen en Las Quirimbas es verdaderamente increíble. Ibo probablemente sea la isla más bella de Mozambique. Es una isla que en sus campañas publicitarias ha competido año tras año con nuevas propuestas de negocios y planificación.

Fuente:  TheAfricanExperiences
Fuente: TheAfricanExperiences

El archipiélago de Las Quirimbas

Hay un total de 36 islas en el archipiélago, muchas de ellas deshabitadas, bañadas por el agua color turquesa y por los manglares. Con el paso de los años ha despertado el interés de los aventureros, pero aun así el archipiélago está repleto de rincones encantadores para descansar, relajarse y divertirse.

Algunas de las islas están caracterizadas por los grandes capitales invertidos, como los hoteles de lujo Quilalea, Matemo, Vamizi y Medjumbe. Son hoteles de primer nivel y sirven para aumentar el contraste con las antiguas ruinas.

En el caso de Ibo, es una isla cargada de historias. Vasco da Gama fue el primer portugués en llegar, ancló su barco frente a las costas de Ibo en 1498. Fue un punto de contacto con los árabes que a su vez intercambiaban turistas, tecnología y conocimientos.

Con el paso de los años Ibo se ha convertido en un destino muy popular para los amantes del turismo cultural. Los últimos protugueses se fueron de la isla después de la independencia, la gente pasó a robar tejas de las mansiones y a divertirse con las hiedras y enredaderas que crecen de los lugares más insólitos.