basilica de vezelay

Vezelay es una ciudad diminuta, ubicada en el centro de Francia y trepada sobre la cresta de una colina, porqué así es como se construían las ciudades en la Edad Media, para defenderse mejor. Con algunos cientos de habitantes, tiene dos lujos que el viajero sensibilizado no debería saltear.

Por un lado tiene la gran basílica de Vezelay que enfrenta la plaza del lugar con su solidez románica y que 700 años después atestigua la potencia de la fe en una época donde nada era laico. Por otro lado, Vezelay tiene el paisaje que la rodea, un horizonte de valles y suaves laderas de belleza casi incomparable, cuya lejanía puede contemplarse desde cualquier punto de la ciudad.

catedral gotica en bourges

La ruta que pasa por Vezelay no es demasiada transitada y mucho menos visitada por un turismo que prefiere las autopistas o las líneas aéreas.Pero para los visitante amante de la hermosura y el rastro de los siglos, debe saberse que en el centro de Francia ( donde las praderas  de Borgoña pueden provocar algún deslumbrameinto) hay otras, más discretas por donde puede desembocarse en Dijon, en las callejuellas de La Charité (donde nació Romain  Rolland) o quizás en Bourges.

Bourges es una cosa seria no solamente for la famosa catedral gótica sino por el antiguo palacio Jacques Coeur, un potentado que financiaba al propio rey y que fue el Rockefeller de la época, cuyo salón en Bourges tiene un techo de madera labrado por ingenieros navales, que es igual a un enorme barco invertido. Vale la pena quedarse un poco en Bourges y descubrir sus reliquias. Recorrer Vezelay puede ser una experiencia cercana a la de internarse en el túnel del tiempo.