horta

Cuando faltan pocos días para la celebración de la tenebrosa noche de Halloween, que mejor que proponerles una visita a una hermosa casa que se encuentra en Estados Unidos, más exactamente en Nueva York y de la que posiblemente hayan escuchado hablar por su aparición en producciones cinematográficas ya que se dice que en su interior ocurren extraños sucesos.

Estamos hablando de la Casa Amytiville, ubicada en la calle Ocean 112 de la gran ciudad. Según cuenta la historia, en esta vivienda tuvo lugar el asesinato de la familia DeFeo en 1974 por uno de los miembros del clan llamado Ronald de 17 años de edad quien colocó una droga en los alimentos de la cena para adormecer a los seis integrantes y luego dispararles con un rifle.

Juicio mediante y tras una condena de 28 años de prisión, Ronald declaró que había cometido semejante atrocidad por orden de una voz que resonaba en su cabeza incitándolo a deshacerse de su familia.

horta

Tiempo después la vivienda fue vendida a otra familia de apellido Lutz quienes solamente la habitaron por 26 días ya que era imposible permanecer en su interior debido a los numerosos ruidos que se escuchaban, objetos que se movían solos y otros escalofriantes sucesos que obligaron a los nuevos propietarios a marcharse.

Muchos son los rumores que circulan alrededor de la vivienda, como por ejemplo se dice que en adentro todavía están las pertenencias de los Lutz tal como las dejaron el día que decidieron abandonar la construcción. También se ha mencionado que los fenómenos paranormales ocurren porque antiguamente en ese terreno los indios nativos de la zona abandonaban a locos y moribundos a su suerte hasta que muriesen, considerándolos “seres no productivos”.

Pero hay que decir que también existen otros comentarios que desacreditan a los anteriores dando cuenta de que la propiedad fue habitada por tres familias más posteriormente a los Lutz y que no hay ningún espíritu maligno dando vueltas por la casa.

De un modo u otro, son muchos los turistas que no se dejan llevar por los chismes y deciden llegar hasta la Casa Amytiville para comprobar por sus propios medios que hay de cierto en todo esto.

Vía│Turismito