- patrocinador -

 

Entre todos los aspectos turísticos reseñables que tiene Lituania a disposición de los miles de personas que la visitan todos los años, uno de los más importantes está directamente relacionado con la cultura. Es así que podemos encontrarnos con infinidad de sitios bellísimos para ver y visitar realmente, entre los que destaca en este caso, la famosa torre de las Gediminas, ubicada sobre la colina del mismo nombre, del cual lo adquiere.

Con respecto a este sitio debemos decir, de hecho, que es uno de los puntos más simbólicos de Vilna, la capital lituana, al punto de que es lo único que queda en pie de uno de los castillos más importantes que supieron existir en la región, y para hacer aún más provechosa la visita, se ha instalado de forma reciente un funicular que permite llegar al interior del recinto, donde se colocó un museo arqueológico, con muchos de los descubrimientos de la zona.

Además, hay que destacar la relación histórica que este sitio mantiene con la conformación del estado lituano y de la ciudad de Vilna en particular, sobre todo si consideramos que fue el propio Gediminas, duque de Lituania, quien comenzó a realizar muchas de las construcciones locales, en la mayoría de los casos fortificaciones, allá por comienzos del siglo XV, situación que le permite aún hoy ser recordado y homenajeado en el nombre de muchas de ellas.

En lo que corresponde a este sitio particular, se debe señalar que la torre del castillo que se mantiene en pie, y que se ha establecido como uno de los principales sitios turísticos de Lituania, fue levantada con anterioridad, hacia el siglo XIII, resistiendo posteriormente el paso del tiempo de forma inquebrantable, incluso durante las ocupaciones rusas, a mediados del siglo XVII.

El lugar, que fuera ampliamente restaurado en la última década del ´30, mediante los cambios que le permitieron luego acoger el museo del que dispone hoy en día, es tan importante para los lituanos, que se encuentre presente en las monedas de curso legal a nivel nacional, además de estar mencionado en infinidad de poemas y canciones patrias.