Repartidas por el mundo nos podemos encontrar casas que han sido construidas al borde de altos precipicios. Son casas en las que no todo el mundo se atrevería a vivir, pero que resultan muy vistosas a los ojos de las personas. Estas casas suspendidas nos las podemos encontrar en las montañas, cerca de precipicios o acantilados. Hoy en día, muchos de estos edificios no están habitados por nadie o han sido transformados en museos turísticos populares.

Como son muchos los ejemplos de casas suspendidas en el aire que están repartidas por el mundo, hoy os mostraremos aquellas son la más llamativas para la mayoría de las personas.

Cuenca, España

Las Casas Colgadas de Cuenca es sin duda el lugar más famoso de la ciudad. Hace muchos años, este tipo de casas eran muy populares en esta ciudad de Castilla La Mancha, pero en la actualidad sólo quedan tres casas en pie. La “Casa de la Sirena” y las dos “Casas de los Reyes”, construidas entre los siglos XIII y XV, fueron restauradas en el siglo XX y ahora albergan el Museo de Arte Abstracto y un restaurante.

Pont-en-Royans, Francia

En este encantador pueblo francés del Parque Natural Regional del Vercors, de origen medieval,  existen casas creadas en el río Bourne, en su conjunto, crean un escenario realmente extraordinario. Las casas se pueden admirar desde las orillas del río o Pont Picard, un lugar ideal para fotografiar.

Manarola, Italia

Se trata de un pequeño pueblo de Riomaggiore, uno de los pueblos más pintorescos de las Cinque Terre. Se puede decir que cuelga de una gran costa rocosa que se extiende hacia el mar. Las casas coloridas una al lado de la otra dan un paisaje maravilloso a la vista.

Bonifacio, Francia

Hay que viajar hasta Córcega para poder disfrutar de estas casas suspendidas. Debido a su ubicación, el pueblo de Bonifacio en Córcega, que estaba bajo el gobierno de la República de Génova, se creó para convertirse en una fortaleza inexpugnable. De hecho, la ciudad se construyó en altos acantilados sobre el mar y, hubo una época en la que no era fácilmente accesible. Hoy Bonifacio es un lugar que atrae a muchos turistas, por sus atractivos naturales y su ubicación particular en estos acantilados, que se asemejan a un pequeño fiordo de paredes de piedra caliza blanca.

Fairhaven Beach, Australia

Fairhaven Beach es un destino popular especialmente para los amantes del surf, está a 125 millas de Melbourne. Es una casa moderna, llamada The Pole House, que parece suspendida en la inmensa extensión del mar. El arquitecto Frank Dixon la construyó en un pilar en medio de un acantilado, a 40 metros del suelo. De acuerdo con la perspectiva desde la que se mira, realmente parece volar sobre el mar.

Falesia de Bandiagara, Mali

La Falesia de Bandiagara es una formación rocosa que se eleva a 500 metros sobre el nivel del mar. Alrededor del siglo XI fue habitada por los Tallem, la gente Pigmei de África subsahariana. Para ellos era habitual construir las típicas casas de forma cónica en la roca. Desde una observación frontal, la impresión es que estas casas están en un precipicio real. La zona de la Falesia fue incorporada en 1989 como patrimonio mundial de la UNESCO.

Meteora, Grecia

En griego, Meteora significa “en el aire”. Este nombre no es casual, sino que hace referencia a los edificios de esta zona de Grecia. Sobre estas rocas, se levantaron 24 monasterios de los cuales seis aún están habitados hoy. Un escenario impresionante, que todavía tiene un aura de inaccesibilidad sagrada.

Casa colgada en los Alpes

En medio de un hermoso paisaje alpino se encuentra una casa de madera, con una arquitectura moderna combinando perfectamente con un estilo rústico, apoyado sólo por un remake en forma de cubo y la montaña de espalda. El panorama que se puede admirar desde este punto es envidiable, ideal para unas vacaciones de otoño.

De todas estas casas suspendidas, ¿cuál es la que más te gustaría conocer? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Información de la nota de prensa de Hundredrooms.