peninsula-valdes

Hogar de cientos de miles de pingüinos, zona de avistajes de ballenas, es un escenario natural donde la belleza compite con la hospitalidad. La primera impresión es sorprendente: desde el aire se divisa una amplia franja de tierra que se interna en un imponente mar azul. Una vez en tierra, Península Valdés es mucho más que eso: la bella inhóspita región deslumbra a todos por igual, así como fascinó hace más de 170 años al científico inglés Charles Darwin en su viaje a bordo del Beagle, y sigue haciéndolo hoy en día con todos los visitantes que recibe.

Recostada sobre el Golfo Nuevo, la ciudad de Puerto Madryn es la puerta de entrada a la provincia de Chubut y un punto de partida para recorrer toda la región. Desde allí, podes visitar la Península Valdés, el santuario natural de ballenas y de una fauna muy variada. Declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO, el 90 por ciento de la península es propiedad privada, en su mayoría estancias dedicadas a la cría de ovejas.

pinguinos

En sus playas se encuentra la segunda colonia pingüinera más importante, la primera se encuentra en Punta Tombo. Existen aproximadamente 300 mil ejemplares que llegan en la época primaveral y se quedan hasta fines del verano. Recorrer la pingüinera rodeados de cientos de miles de pingüinos, es un espectáculo inolvidable. Desde lo alto de sus miradores, se puede ver elefantes marinos, lobos marinos de un pelo, y cuando la suerte lo permite, algunas orcas.

peninsula-valdes1