-

El Panteón de París

El Panteón de París 1

Conocido en francés como “le Panthéon”, el Panteón de París es uno de los sitios históricos y culturales más importantes de la capital francesa, al punto de que miles de turistas se acercan a sus alrededores y a su interior en distintas épocas del año. Para ello, desde luego, deben ingresar primero al denominado “V distrito”, en el corazón del Barrio Latino, de por sí uno de los más pintorescos a nivel local.

Uno de los elementos que distinguen al Panteón de París de otras construcciones históricas francesas tiene que ver, directamente, con que se trata de uno de los primeros monumentos neoclásicos de Francia, y en la actualidad, uno de los que mejor conservación presenta, aunque también es cierto que, en un principio, estaba previsto que fuera una iglesia dedicada a la patrona de la ciudad, Santa Genoveva.

Sin embargo, más allá de este plan original, todo cambió cuando, en 1791, la Asamblea Nacional Francesa votó que el edificio, que aún no había sido consagrado como iglesia, sirviera de templo para albergar los cuerpos de los hombres ilustres de la patria, situación que desde luego estuvo sumamente emparentada con los nuevos ideales propuestos por la reciente Revolución Francesa, que se había producido dos años antes.

Por eso, entre los años 1791 y 1793, el edificio fue remodelado por el arquitecto Quatremère de Quincy y adquiere su aspecto actual, el que conserva hasta el día de hoy. Sin embargo, la idea de que este sitio fuera un espacio dedicado al culto, también se desarrolló especialmente a partir del año 1806, cuando sin embargo no perdió su concepto de mausoleo para los héroes franceses.

Más allá de todo ello, cuando tras la caída de Napoleón I se restaura el Antiguo Régimen, se restringe su uso al de iglesia consagrada a Santa Genoveva y se borra la inscripción del frontón. Pero, tras varias idas y vueltas, con la llegada de la Tercera República Francesa se le devuelve definitivamente su uso laico, con motivo del funeral de Victor Hugo en 1885.

Lo último...

Artículo anteriorViaje a cualquier lugar
Artículo siguienteOdesa la perla del Mar Negro