- patrocinador -

horta
Si estás buscando ese apacible lugar a orillas del mar con el que siempre has soñado, entonces debes comprar un ticket para viajar a Sidi Bou Said, a 21 kilómetros de Túnez, donde una pequeña, pintoresca y tranquila villa te está esperando en la cima de un acantilado.

Esta preciosa población en la cual predominan las estrechas y antiguas calles y sus construcciones en blanco y azul que brindan una nostálgica atmósfera del pasado fue descubierta por adinerados franceses a comienzos del siglo XIX y posteriormente redescubierta por André Gide en 1942.

Para conservar su atractivo estilo mediterráneo, las autoridades de Sidi Bou Said sancionaron una ley de urbanización en 1915 en la cual los habitantes y propietarios de las viviendas del lugar deben conservar las fachadas unicamente pintándolas de color blanco y sus puertas, rejas y ventanas solamente pueden ser recubiertas de azul claro.

horta
Lógicamente, esta iniciativa ha logrado que el pueblo permanezca intacto y fiel a su estilo tunecino que a tantos turistas ha cautivado durante los últimos dos siglos y medio.

Una visita infaltable en Sidi Bou Said es el Café des Nattes -elegido por grandes personalidades de diferentes ámbitos- y degustar en su fantástica terraza de las propuestas gastronómicas más exquisitas contemplando el azul turquesa del Mediterráneo.

Vía│Vueltaalmundo.com (LA WEB YA NO ESTÁ DISPONIBLE)

Fotos Flickr│abe85josemazcona

- patrocinador -