Goli Otok

Si ayer decíamos que en un destino como Camboya, la pobreza de los habitantes locales se ha transformado en un atractivo turístico más para los viajeros, en este caso no queremos desaprovechar el interés del público por este tipo de cuestiones, y vamos a repasar, en efecto, cuáles son los tours más temibles que podemos llevar adelante en todo el planeta.

Muy parecido a lo que ya mencionamos en algún momento, muchas de las ciudades más importantes del mundo ofrecen a los viajeros la posibilidad de ser mendigos en sus calles. Al final del recorrido, podemos dormir en un hotel de lujo, y ellos se encargan de cuidarnos durante la jornada de “trabajo”.

Luego, a partir de leyendas como la de Pablo Escobar en Colombia, el turismo narco ha crecido a niveles insospechados en los últimos tiempos. En aquellas tierras podemos recorrer la finca del líder del cartel de Medellín, incluyendo zonas en las que más de 400 hombres habrían sido asesinados.

También, como parte de un recorrido turístico que podríamos considerar “poco tradicional”, existe la chance de ingresar a una celda y convertirnos en prisioneros. En efecto, en la isla croata Goli Otok, los viajeros pagan para experimentar la vida de los perseguidos por el régimen de Tito.

El “Dark tourism” es otra tendencia que crece a pasos agigantados, y ha sido desarrollada en Los Ángeles y sus alrededores, mostrándonos los sitios en los que algunos famosos de Hollywood fueron hallados muertos.

Luego, menos terrorífico pero también más asqueroso, en ciudades como en Barcelona o París podemos realizar un recorrido por las cloacas locales.

Y sin dudas, la travesía turística más impactante es la que recrea al accidente del avión del equipo de rugby uruguayo en 1972, luego del cual 16 personas sobrevivieron tras estar 72 días perdidas en la Cordillera de Los Andes.