- patrocinador -

Sin la fama de París, el ‘chic’ de Saint Tropez, el lujo de Niza o el glamour de Cannes, hay otra ciudad francesa que ofrece un gran atractivo cultural, gastronómico y de ocio al viajero, todo ello a precios bastante más asequibles de la media francesa.

Conocer Lyon equivale a amar Lyon. No hay vuelta atrás. Con casi medio millón de habitantes, la capital del Ródano es la tercera urbe más poblada del país vecino. Sin embargo, aún sigue siendo una gran desconocida. La ciudad fue fundada en el siglo I antes de Cristo por los romanos, que la establecieron como la capital de las tres galias y, desde entonces, no ha parado de desarrollarse como una de las ciudades más interesantes del país galo.

Lyon in september

Patrimonio cultural

Una de las ventajas que tiene la ciudad es que, precisamente, su tamaño la hace fácilmente abarcable, incluso a pie. Para el turista amante de la cultura y la ‘zapatillla’, Lyon es una ciudad ideal, ya que abarca cerca de 450 hectáreas protegidas como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco, desde hace casi dos décadas.

Las zonas que abarca ese patrimonio protegido son:

  • El barrio renacentista y medieval (Viejo Lyon).
  • La Croix Rousse.
  • La colina de Fourviere.
  • La Presquile.

La basílica de Notre Dame de Fourviere, el teatro romano o la Ópera son algunos de los monumentos tradicionalmente más visitados. Otros lugares de interés de la que es una de las ciudades universitarias más importantes de Francia son el propio Palacio del Ayuntamiento (en la plaza de los Terreaux), el Museo de Bellas Artes, la Iglesia de Sain Nizier o la Plaza de los Jacobinos.

Lyon, además de sus atractivos turísticos, es una de las ciudades con una tradición gastronómica y vitivinícola más celebrada de Francia. Las quenelles, las andouilletes, el pastel de hígado o la sopa de cebolla son algunos de los deliciosos platos que se pueden probar, ideales para que el visitante se reponga tras una dura jornada de turismo.

Frente a ciudades como París o Niza, Lyon es una ciudad relativamente barata para los estándares franceses, tanto a la hora de comer como de alojarse. Diversas atracciones, como el propio zoo de la ciudad, son gratuitas. Además, hay vías low cost para viajar entre España y la ciudad gala (por ejemplo, la firma de autobuses Socitransa ofrece diversas conexiones desde nuestro país), por lo que, planeando la estancia con tiempo, se puede conseguir pasar unas  vacaciones al precio más asequible.

  • – POST OFRECIDO POR SOCITRANSA-
- patrocinador -