Turismo Termal en Egerszalók

Hungría es una de los países con más fama de poseer excelente centros termales, especialmente su capital, Budapest, que es reconocida en el mundo entero por la calidad de sus baños desde los tiempos del Imperio Otomano.

Pero aunque nadie puede negar la excelencia de la capital, también en Egerszalók se emplaza un destino termal que resulta excelente para realizar tratamientos médicos, mientras se viven unas deliciosas vacaciones, pero a diferencia de otros destinos, en Egerszalók se puede disfrutar de los beneficios del agua curativa a través de piscinas a pleno cielo abierto.

Orígenes del balneario

Egerszalók, si bien se originó alrededor del siglo XIII, no es hasta el año 1730 que sus aguas comienza a atraer la atención de los visitantes y su fama de curativas se extiende por toda Europa, y es que, como ocurre con la mayoría de las fuentes termales, también en Egerszalók sus beneficios se deben a la alta proporción de minerales como el calcio y el magnesio presentes en el agua, y que proviene de un acuífero subterráneo procedente de los Montes Matra.

Pero además de poder disfrutar de piscinas abiertas, o de beneficiarte de esta agua directamente de un curso natural, algo que llama la atención en el poblado es el paisaje conformado por túmulos en apariencia salinos, pero que en realidad son acumulaciones de tavertino, un componente que comúnmente se confunde con la sal, y que se produce al fluir el agua caliente y vaporizada.

Paseando por Egerszalók

Y luego de disfrutar de un baño terapéutico, puede utilizar el resto de tiempo libre para visitar la villa de Egerszalók, pasear por sus campiñas repletas de manzanos, pinos y viñedos, o recorrer alguna de las construcciones más antiguas de la localidad.

Además, también en la culinaria se destaca esta pequeña villa ubicada en el condado de Heves, a 133 kilómetros de Budapest, pues a parte de ofrecer alguna de las recetas más sabrosas de goulash de todo el país, luego del cual se puede degustar las exquisitas dobostorta, y acompañar todo el menú con el vino local conocido como “Sangre de Toro”.