tren-transiberiano

Tomar el tren de lujo “Trans Siberiano”, para cruzar toda Rusia, desde San Petersburgo, en el Baltico, hasta Vladivostok en el Océano Pacífico, es, sin duda, un viaje espectacular.
Este tren que está catalogado entre los tres trenes más lujosos del Mundo, nos lleva por territorios con topografías diversas, que van desde praderas, bosques y montañas, hasta estepas y zonas de hielos perpetuos en el norte de Siberia.

Se comienza el recorrido en San Petersburgo, esa señorial y europea ciudad de Rusia, que nos deslumbra por sus palacios, monumentos y museos como el Ermitage, antiguo palacio de invierno. La Venecia Rusa, surcada por decenas de canales y puentes lujosos, fue diseñada por Pedro el Grande, y luego recibió el mayor desarrollo durante el reinado de Catalina la Grande.

recorrido-tren-transiberiano

Capital del Imperio de los Zares, llegó a alojar a toda la corte que debió construir sus ricos palacios que tendremos oportunidad de visitar. Las artes se dieron cita en esta urbe, y grandes y majestuosos teatros como el Marinsky, fueron construidos para nuestro deleite, permitiéndonos hoy, disfrutar de un concierto o ballet.

Luego se volará hacia Moscú para admirar la capital rusa donde resalta el Kremlin, antigua fortaleza, otrora construida en madera en el siglo-X, para luego irse tornando en lo que es hoy, una ciudad amurallada que encierra palacios, museos e Iglesias. La Plaza Roja, centro neurálgico de la ciudad, donde destacan la Basílica de San Basilio, famosa por sus cúpulas en forma de cebolla, las Tiendas Gum, entre otros edificios históricos. Moscú te sorprenderá por su movimiento, su iluminación y la prolijidad de sus plazas, parques y jardines.

1 Comentario