edinburgo_escocia

La esencia  de Escocia son los Highlands Occidentales, y la esencia de la mismas son las intemporales rocas, los graznidos de las gaviotas y el agua salada. Todo esto lo puedes encontrar en la aldea de pescadores de Mallaig, adonde puedes llegar en uno de los más espectaculares viajes en tren.

La primera parte del viaje (cuatro horas), desde la estación Queen Street de Glasgow hasta Fort William. Tu recorrido comienza a orillas del Clyde, con embarcaciones de pescadores ubicadas de manera oblicua sobre la marisma; luego ascenderás hacia el interior de la región, flanqueada por redodendros silvestres y por retamas de las tierras altas. La neblina se adhiere a los peñascos arriba y al lago abajo.

escocia1

Las vías del tren dividen las enormes y antiguas rocas que hay entre estaciones diminutas con nombres que parecen de piedras: Arrochar, Crianlarich, Bridge of Orchy. Atraviesas cenagales de altiplanicie, y luego te diriges bajando la pendiente hasta Fort William, a los pies del Ben Nevis, el pico más alto del Reino Unido. Si hay buen clima, trepa hasta sus hombros y verás Escocia occidental completa como un mapa, con sus lochs, o lagos, extendiéndose hasta el Atlántico.  Pasa la noche en el Alexandra Hotel.

Al día siguiente aborda el Hogwarts Express (que fue utilizado en las películas de Harry Potter). El silbato de vapor emite un chillido y pasas enfrente de castillos en ruinas, lagos y a través de túneles diminutos hasta llegar a la estación de Glenfinnan. Una plataforma con enorme cantidad de rosas donde puedes hacer una pausa para tomar té. Luego, otra vez en marcha a todo vapor, verás corzos, ovejas desgreñadas, ganado y árboles barridos por el viento. El viaje de dos horas termina cuando el tren ha descendido y corre playas de arenas blancas antes de llegar a Mallaig. Tienes dos horas para sentir recorrer el pueblo antes de que el tren regrese a Fort William.