Los cruceros por las Maldivas son experiencias de lujo memorables. La gente que va a las Maldivas, se imagina una exquisita isla paradisiaca, con arenas blancas, peces de formas psicodélicas, habitaciones sobre pilotes y piscinas privadas.

Los cruceros por las Maldivas permiten vivir lo que es el lujo escapista, por el clima perfecto, los spa y restaurantes 5 estrellas.

El archipiélago de islas de coral en el Océano Índico, se extiende por 1.000 kilómetros que comprenden recursos sorprendentes de la isla.

Los que suben a los cruceros con destino a las islas, lo primero que hacen, es sacarse los zapatos y ponerlos en un banco donde permanecen todo el resto de los días que dura el viaje. Los viajeros suelen ir descalzos y vestidos con sus pantalones cortos color caqui y camisa de polo. Los huéspedes no tienen que preocuparse de nada una vez que ya están a bordo, ni siquiera de lo que van a cenar, porque los menús ya vienen predefinidos a la carta.

Hay noches en las que se sale de buceo con un biólogo marino, que se ha hecho experto en todo lo que concierne al reino marino situado en las profundidades del mar. Ver rayas, peces loro y otro tipo de animales salvajes es algo fantástico.

Dentro del crucero, los alojamientos se asemejan a los ambientes que dan los hoteles ubicados en tierra, con la diferencia que las vistas que dan hacia afuera, desde un crucero, son mejores, ya que se pueden ver delfines, olas y un horizonte limpio.

Por cierto, en cada bajada se puede optar a tomar un safari, que además de ser interesante, resulta ser halagador para todos los sentidos. Subirse a un crucero es optar a una ciudad flotante que sumerge la cabeza en una fantasía de hospitalidad.

Vía: Cntraveller