Cuando hay algún retraso en tu vuelo o algún accidente que requiere una indemnización, las aerolíneas se caracterizan por intentar pagar lo menos posible, incluso nada. Te contamos cuáles son las excusas más utilizadas para evadir las indemnizaciones

Fuente:  Wikimedia
Fuente: Wikimedia

El tristemente célebre accidente aéreo de Germanwings sigue en boca de todos porque todavía no se conoce cuánto recibirán las familias de los afectados. Las aerolíneas siempre intentan mantener las ganancias en el negocio y evitar pagar, o hacer lo menos posible, en materia de indemnizaciones. De acuerdo al diario El País, las empresas de viajes aéreos pueden llegar a ofrecer hasta 1300 euros de indemnización por complicaciones surgidas a partir de la práctica de overbooking (cuando se venden más pasajes de los que realmente se pueden utilizar en un mismo vuelo), cancelaciones o retrasos de más de tres horas. Esto es debido a una normativa europea que los obliga a hacerlo, sin embargo las empresas aún así tienen equipos de abogados que trabajan exclusivamente para pagar lo mínimo indispensable en cada uno de los casos.

Te contamos cuáles son las principales excusas que ponen en las empresas de aerolíneas para no pagar indemnizaciones a los pasajes o sus familiares. Con algunas de las excusas te sorprenderás, uno las lee y piensa “no pueden realmente decir esto con tal de no pagar una indemnización”.

Meteorología adversa

El clásico. Decir que los retrasos son por culpa del estado del tiempo es casi un mantra para las empresas de vuelos nacionales e internacionales. Pareciera que esto es difícil de controlar, pero en realidad los expertos sostienen que el clima es previsible en la mayoría de los casos. Por lo tanto, los retrasos por lluvias o nieve no eximen a las aerolíneas de sus obligaciones, salvo casos extremos en los que haya que cerrar aeropuertos por completo.

Averías

La excusa de que el avión no despega por desperfectos técnicos no es válida. Las aerolíneas tienen la obligación de tener sus aviones en perfecto estado. Por eso, en caso de que se ocasione un retraso por cuestiones técnicas la aerolínea debe indemnizar a sus pasajeros por el tiempo que les hace perder al no salir a horario.

Huelgas

Fuente:  Andrew Thomas
Fuente: Andrew Thomas

Aún si falta personal por una huelga, la aerolínea tiene que garantizar que los pasajeros puedan volar. En caso contrario los pasajeros tienen derecho a exigir una indemnización y la aerolínea está obligada a pagar porque no es culpa de los pasajeros que la empresa no pague los sueldos o no garantice las condiciones de trabajo que le promete a sus empleados.

Repostaje

Los retrasos de más de tres horas o las cancelaciones no pueden estar justificadas por un repostaje. Las empresas aerolíneas conviven con esta realidad constantemente y los pasajeros deben estar correctamente informado sobre los procedimientos de repostaje de cada vuelo y los retrasos que eso conlleva. Si hay una cancelación o un retraso superior a 3 horas por este motivo, la empresa tiene que indemnizar a los pasajeros.

Descanso o enfermedad de los pilotos

Una vez más, la empresa tiene que tener el personal suficiente para que los aviones lleguen a destino y vuelen sin complicaciones. Un retraso o cancelación por descanso o enfermedad del piloto no justifica que la empresa no deba indemnizar a sus pilotos. Al contrario, no debería ocasionarse ningún retraso por este tipo de situaciones sino que la empresa tiene que proveer un piloto suplente que lleve a los pasajeros a destino.

Las excusas que utilizan en las aerolíneas para no pagar a los viajeros las indemnizaciones correspondientes parecen un chiste. Al final las empresas terminan escondiéndose e inventando todo tipo de excusas para no hacerse cargo de tener el personal y los aviones en condiciones para salir al aire.

Otra excusa muy utilizada es la de las colas de espera que demoran el aterrizaje o el despegue del avión. Una vez más, estas condiciones forman parte de la vida cotidiana de los pilotos y no pueden considerarse situaciones extraordinarias. Cuando hay una demora considerable por este tipo de situaciones, los pasajeros tienen el derecho a pedir una indemnización porque su tiempo vale.

¿Nunca sucedió que la caída de un rayo en un vuelo sirvió como excusa para evitar un pago de indemnización por parte de la aerolínea? Bueno, puedes volver a pedirlo porque los aviones están equipados con equipos de pararrayos y otros sistemas que garantizan el vuelo estable y sin complicaciones, aún con rayos ocasionales. Sin embargo, las empresas intentan escapar de sus obligaciones aduciendo que los fallos en determinados vuelos se debieron accidentes meteorológicos.

Al final, pareciera que las aerolíneas hacen hasta lo imposible por evitar pagar indemnizaciones pero no se fijan en cómo garantizar que sus pilotos estén contentos, sanos y descansados, y que sus aviones estén en óptimas condiciones para salir al aire. ¿A ti que otras excusas te pusieron para no pagarte ante un vuelo retrasado o cancelado?