En Menton, el limón es el fruto del deseo. Símbolo y emblema de este encantador poblado de la Costa Azul, que roza la frontera con Italia, este cítrico ha elegido el singular microclima del sudeste francés para crecer en abundancia e inundar con su aroma todos los rincones. A estas latitudes, cada febrero arriban cerca de 200 mil turistas para rendirle tributo en una de las celebraciones más singulares y atractivas de Europa: la Fiesta del Limón. 

 El leitmotiv, esta vez, será: “Menton, todo un espectáculo”, que dará pie a los desfiles de las magníficas figuras y carrozas decoradas con el redondo fruto como protagonista. A su paso, contagiarán a los presentes de algarabía, al compás de la música de distintos tipos de orquestas y conjuntos locales folclóricos.

Durante las noches, se realizan asombrosos desfiles en los que el espléndido espectáculo que significa ver las carrozas iluminadas se corona con una explosión multicolor de fuegos artificiales, juegos de luz y sonido. Pero hay más para los amantes del ácido elixir, porque en esta experiencia también se puede disfrutar de la exhibición de la más amplia variedad de limones del mundo, degustar manjares elaborados con ellos y conocer todos los secretos y particularidades de su cultivo.

 Además, y en paralelo, se lleva adelante un festival de orquídeas y una feria de artesanías, el complemento perfecto que asegura más dosis de aromas, colores y texturas a los quince días de fiesta que se viven en esta hermosa localidad bañada por el Mediterráneo.

Información: www.feteducitron.com