Casablanca es no sólo una de las ciudades más simbólicas de África, en parte gracias a la clásica película que lleva su nombre, sino que en la actualidad se ha convertido también en uno de los centros urbanos más visitados de Marruecos, y entre todos los elementos interesantes con los que cuenta a la hora de atraer turistas, no podemos dejar de mencionar nunca la famosa Mezquita Hassan II, una de las más importantes a nivel nacional.

La misma, que se encuentra ubicada en el interior del Boulevard Sidi Mohammed Ben Abdallah, y es científicamente el templo más alto del mundo, con sus más de 200 metros que pueden verse incluso desde fuera de la ciudad, y el segundo más grande, sólo detrás de La Meca. Incluso, es de reseñarse que cuenta con innovaciones tecnológicas poco frecuentes, como sistema antisísimico, dentro del marco de una construcción designada por el rey Hassan II.

Justamente, esta sitio que puede albergar a unas 90.000 personas en oración, y que es una de las pocas mezquitas alrededor de todo el mundo musulmán que permite el ingreso a turistas, trajo en su momento una importante polémica por la inclusión de elementos tecnológicos poco necesarios, como un techo que se abre automáticamente, suelo con calefacción o puertas eléctricas, que elevaron el costo enormemente, cuando muchos fieles consideraban que podían haberse realizado acciones benéficas en cambio.

Más allá de ello, este recinto diseñado por el arquitecto francés Michel Pinseau, y cuyos trabajos de construcción empezaron el 12 de julio de 1985, se inauguró finalmente en agosto de 1993, incluyendo entre sus materiales algunos selectos como mármol, granito, madera, mosaicos, escayola, y teniendo un costo final de unos 500 millones de euros.

Sin embargo, este gasto también ha permitido que el recinto cuente con muchas más funciones de las que se le asignan normalmente a una mezquita. Por caso, cuenta con las instalaciones de una escuela del Corán, salas de conferencias, bibliotecas especializadas en la materia, y hasta un aparcamiento totalmente subterráneo.