La isla de Lanzarote, que forma parte del archipiélago de Las Islas Canarias, fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1993. Sin duda se trata de uno de los lugares más impresionantes de todo el planeta, y sin duda no puede dejar a nadie indiferente. Su tierra volcánica, sus paisajes desérticos, sus salvajes acantilados y las impresionantes playas, viñedos o pueblos harán que te quedes enamorado de esta isla. Si después de esta descripción aún no estás convencido en este artículo te proponemos algunos planes que puedes realizar en este fantástico lugar. Así que ve preparando las maletas, mira hoteles de lujo en Lanzarote todo incluido, y déjate llevar por el oleaje, será sin duda una de tus mayores aventuras.

Bonitas playas donde disfrutar del sol

Atrévete a visitar playas de difícil acceso. Si buscas algo natural y alejado de la muchedumbre en Lanzarote lo encontrarás. Hay playas impresionantes y rincones que te sorprenderán. En el norte encontraréis la Playa del Papagayo, es de difícil acceso, pero cuando lleguéis a tocar el agua estaréis convencidos de que habrá valido la pena.

Sin duda debéis visitar algún acantilado. Es de hecho una de las características más sorprendentes de esta isla. Sube al Mirador del Río en el norte de la isla y desde allí tendrás unas vistas que cortan la respiración. Te aconsejamos que vayas a ver una puesta del sol, ¿puede haber un lugar más romántico? Aprovecha que estas allí para visitar los Jameos del Agua, unas cuevas muy características donde se encuentra una especie de cangrejo blanco o alvino que no la hay en ninguna otra parte.

Ideal para la práctica del Surf

Si eres de los que quiere aventura aprovecha tu visita a la isla para practicar surf. La naturaleza en esta isla no solo nos llega en forma de acantilados o playas vírgenes sino en forma de olas. Lanzarote sin duda se trata de uno de los mejores escenarios para practicar este deporte, no solo por su belleza natural sino también por lo impresionantes que pueden ser las olas. Al noreste de la isla están las Peñas del  Cache, una playa con un pequeño pueblecito, Caleta de Famara, un buen punto para comenzar tu expedición surfera. En el noreste encontraréis también seis kilómetros de arena blanca, un paraíso lleno de surfistas que quieren cabalgar sobre las olas.

Visita la isla la Graciosa. Toma un ferri durante unos 25 minutos y acércate a este otro oasis de belleza. Es un sitio muy tranquilo y muy especial para todos los que lo visitan. Solo permiten desplazarse por la isla a los 4×4 de la Guardia Civil, algún tour o a los conservacionistas, el resto tendréis que visitarla a pie o en bicicleta. Te recomendamos que alquiles una y recorras todos los caminos y colinas que rodean las playas solitarias de este precioso lugar. Es impresionante ver como el Atlántico golpea fuerte contra las rocas de esta isla. Puedes ir a pasar el día, coger una excursión con algún tour operador o si realmente buscas tranquilidad, te recomendamos que te quedes una noche y así tengas dos días para disfrutar de este precioso rincón.

Disfruta de un buen vino

¿Te gusta el vino? Si la respuesta es sí, no puedes dejar pasar la oportunidad de visitar algunos viñedos y disfrutar de una buena cata de vinos. La ruta vinícola de La Geria, al suroeste de la isla, es una de las más interesantes. Aunque no te guste el vino te recomendaos que visites este lugar porque la mezcla entre los viñedos y las tierras de arena gris formadas por los residuos de cenizas esparcidas tras las erupciones volcánicas de la primera mitad del siglo XVIII te sorprenderá. Parece difícil de creerlo pero incluso esta tierra colgada de ceniza es perfectamente fértil y es ideal para cultivar el vino. Aprovecha para visitar alguna bodega y probar alguno de los vinos, tienen sus particularidades y es toda una experiencia que no puedes perderte si viajas a Lanzarote.

No te olvides del Timanfaya

Y sin duda no puedes visitar esta isla sin pasar por el Parque Nacional de Timanfaya. Es el único Parque Nacional geológico que podrás encontrar en España, y es realmente interesante y sorprendente. La vegetación es totalmente rocosa sin nada de plantas o vida vegetal pero podrás ver en este fantástico paisaje una mezcla de colores sorprendentes: tonos marrones, naranjas, rojos, negros, grises o ocres. Sin duda es interesante coger el autobús que recorre todo el parque o atreverse a visitar una buena parte aunque sea a pie para conocer de cerca la naturaleza que ha sido capaz de engendrar este espectacular rincón. En la entrada del parque también tendrás la oportunidad de dar un paseo en camello, otra de las actividades que podemos realizar en el archipiélago canario.

Esperamos que todo esto te haya convencido y que tu próximo viaje sea a Lanzarote, una isla que, además, por su zona geográfica tiene uno de los mejores climas de toda Europa. Echa un vistazo a iberostar.com y ve reservando habitación, no puedes perdértelo.