- patrocinador -

torre agbar

Continuamos paseando por la bella Barcelona, y recorriendo sus múltiples lugares, cada uno con algo interesante que ver y disfrutar.

SEGUNDO DÍA:

Detrás de la Sagrada Familia, toma la calle Provenca hasta el Paseo de Gracia. Dónde se disputan la belleza los edifcios la Predera (N° 92, suba al techo), Lleó Morera (N°35), Amatler (N°41) y Batlló (N°43), tiendas tipo Chanel, las baldosas hexagonales de Gaudí y una fachada intervenida por Toyo Ito (N°83). En el N°96, los objetos de diseño Vincon lucen en una mansión de cielos altos, chimeneas y un patio interior compartido con la Predera.

Una escapada en tren hacia Montserrat te llevará unos45 minutos,  podrás disfrutar de las montaña cuyas puntas parecen los dedos de Dios. Detrás del monasterio es recomendable subir los mil peldaños de la Escalera de los Pobres hacia antiguas ermitas y una hermosa vista sobre Cataluña. Vuelve al monasterio para escuchar a las 19:10 al coro infantil que canta a la Moroneta, la Virgen negra que encontraron unos pastorcitos en el siglo XII.

La noche de Barcelona  te espera con la Torre Agbar encendida de colores.

paseo del borne

TERCER DÍA:

Fotografía el Palau de la Música y desayuna en el mercado de Santa Caterina, ocasión para tomar la calle Montcada. Recorra el museo Picasso, que en las tardes dominicales es gratis. Toma un café en el Museo Textil y desemboca en el paseo del Borne, luego de impresionarse con la Iglesia Santa María del Mar. Vuelve al camino por Flassaders hasta la Plaza Sant Agusti Vell, junto al convento, para almorzar tapas en el Mundial.

Si aún tiene tiempo, vale la pena visitar El Laberinto del Horta, jardín neoclásico de 200 años, con casi una hectárea de setos de ciprés, asegura extravío y pesadillas con el Minotauro.