las-ramblas1

Camina por La Ciutat Vella y no permitas que se escapen las maravillas arquitectónicas y detalles históricos del casco antiguo.

El Distrito de La Ciutat Vella de Barcelona, que conforma los barrios del Paval, el Gótico, El Borne o de la Ribera y la Barceloneta, comprende todo el centro histórico. Además de su oferta cultural, su atmósfera la convierte en una de las zonas más encantadoras para hacer una caminata. La ruta inicia en el corazón del barrio del Borne en la Calle Montcada, la vía burguesa y centro de la vida comercial de la ciudad medieval. Fue abierta a mediados del siglo XII, con el fin de comunicar algunos barrios de la zona, donde más tarde numerosos palacios fueron construidos hasta el siglo XVIII.

Contempla la arquitectura gótica de las construcciones y aprovecha para tomar un café en la terraza del Palau deis Marqueses de Llió, que ahora alberga el Museo Textil y de la Indumentaria. Al lado, en el Palau Dalmasses, reconstruido en el siglo XVII, podrás apreciar una capilla del siglo XV y acudir a un establecimiento de ambiente barroco donde también se puede tomar algo. Junto a este inmueble se encuentra toda una institución del tapen barcelonés: el Xampanyet, inaugurado en 1929 y conocido por sus moluscos y embutidos. Enfrente, en el Palau Berenguer dAguilar, del siglo, XIII, que actualmente aloja el Museo Picasso. Observa las construcciones próximas, como el Palau Castellet y el Palau Meca, pertenecientes al museo.

La Calle Montcada, desemboca a la derecha en el  Passeig del Born, una calle llena de bares y restaurantes, donde antes se celebraban las ferias medievales. Haz una pausa en la terraza del Pitin Bar que abrió sus puertas en 1957, mientras observas a los músicos que deambulan por el barrio. Al final de la calle está el Mercat del Born de 1876, cuya arquitectura de hierro es típica de la época. Varios años más tarde se decidió construir en el mismo recinto la Biblioteca Provincial de Barcelona.

En el lado opuesto del Passeing del Born se sitúa la Iglesia de Santa María del Mar, construida entre 1329 y 1383, única iglesia gótica catalana concluida. En la plaza Santa María, justo frente a la entrada principal de la iglesia, hay varios establecimientos recomendables como, la Viña del Señor, ideal para catar más de 250 vinos o El Bulbo, esencial para los amantes de los postres. Subiendo por la calle Argentería se encuentran diversas tiendas y restaurantes de tapas.