Tenerife es uno de esos lugares que siempre merece la pena el ser visitado. No en balde, cuenta con dos lugares que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además, en esta bella isla se encuentra el pico más alto de España. Y, por supuesto, otro de los motivos por el que resulta tan irresistible es por sus playas y por ofrecer una temperatura media al año de 22 grados. Por si fuera poco, este destino está siendo uno de los más destacados cuando lo que se busca es la excelencia porque el lujo aquí adopta muchas formas. Si lo que se quiere es un viaje inolvidable Tenerife es el destino y esto es todo lo que uno puede hacer.

  1. Alojamiento único. Es el momento de hablar del Royal Hideaway Corales Suites (de Barceló Hotel Group) Es obvio que en toda vacación de lujo se requiere de un alojamiento que cuente con las mejores opciones posibles. En este caso, se encuentra en un enclave privilegiado, en la zona de La Caleta. Este hotel, además, ha sido considerado como el nuevo Mejor Hotel de Europa 2018, según los European Hospitality Awards. Lo que uno se va a encontrar en este lugar es un resort de lujo donde el cuidado por el detalle, así como por ofrecer experiencias únicas para cada huésped, es la máxima prioridad. Aquí son bienvenidos desde las personas que viajen solas hasta las familias porque todo está preparado para satisfacer a cada uno de ellos en los 114 apartamentos de diseño donde, no sólo se trata de poder ir allí para dormir, sino que cada apartamento formará parte del viaje. En el mes de marzo tendrá lugar su inauguración.
  2. Yoga en un velero. La isla de Tenerife está hecha para disfrutar del océano y una muy buena manera de hacerlo es subidos a un velero. Se tiene la opción de realizar diferentes excursiones en esta embarcación e, incluso, optar por recibir clases de yoga a bordo. Así, uno se relaja y se mantiene en forma en un marco incomparable.
  3. Excursión con guía privado al Teide. Sí, hay que realizar una visita al pico del Teide si se está en Tenerife, pero hay muchas maneras de hacerlo y la de más lujo es con un guía privado. El ascenso se puede hacer también con un Teléferico y, una vez arriba, se puede acceder al cráter. Quienes no tengan prisa es mejor que se queden en lo alto y disfruten del atardecer e, incluso, de las estrellas puesto que es un lugar que invita a contemplarlas.
  4. Shopping. Esta afición para muchos tampoco ha de contenerse en Tenerife porque, por suerte, hay unos cuantos centros comerciales que cuentan con las primeras marcas en moda, calzado y accesorios.
  5. Gastronomía singular. En Tenerife hay unos cuantos restaurantes que pueden presumir de contar con las 5 estrellas Michelín, así que todo será cuestión de ver cuál queda más cerca o de echar un vistazo a sus menús. En cualquier caso, será siempre acierto seguro.