Dubai abre las puertas del Museo del Futuro

Dubái sigue con su mira en convertirse en una de las ciudades más importantes del mundo, ya no solo en la actualidad, sino también en el futuro. Para ello, no dudan en invertir el dinero que haga falta para construir todo tipo de edificios. Lo último ha sido abrir las puertas del Museo del Futuro, una de las más grandes joyas arquitectónicas que proporcionará la mayor plataforma para estudiar, imaginar y diseñar el futuro.

En un majestuoso acto celebrado el martes, Su Alteza el Jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum, Vicepresidente y Primer Ministro de los Emiratos Árabes Unidos y Gobernante de Dubái, ha resaltado el “mensaje de esperanza para toda la humanidad” que busca transmitir esta impresionante obra situada en pleno Trade Center de la ciudad.

El nuevo edificio se erige como un centro científico e intelectual en el que confluirán los talentos más brillantes en los campos de la ciencia, la tecnología, la investigación y la innovación para descubrir soluciones para el mundo del mañana y dar vida a sus audaces ideas.

El mayor laboratorio universal del conocimiento

El Museo del Futuro presentará una hoja de ruta clara para el futuro de Dubái y los Emiratos Árabes Unidos, a través de la cual todos los sectores vitales podrán beneficiarse de las futuras oportunidades económicas, de desarrollo, científicas y humanitarias. Además, será un importante laboratorio para las entidades e instituciones gubernamentales y no gubernamentales de Dubái, así como una fábrica de ideas y perspectivas para entender, diseñar y construir el futuro.

Su principal objetivo es liderar el movimiento del conocimiento como centro de las últimas innovaciones científicas y tecnológicas avanzadas, así como crear una red de asociaciones con las principales instituciones y centros científicos y de investigación del mundo para acoger y promover diálogos en profundidad sobre las tendencias del futuro que configuran diversos sectores de desarrollo, económicos, científicos, tecnológicos y humanitarios.

Con una superficie de 30.000 metros cuadrados, la estructura de siete plantas sin pilares representa también un novedoso centro intelectual global. Se trata de un laboratorio «vivo» diseñado para fomentar el espíritu de innovación en colaboración entre los principales científicos, con el fin de inspirar nuevas soluciones innovadoras para los mayores retos del mañana y estimular una nueva era de descubrimientos científicos en la región y fuera de ella.

La idea es convertir este museo en un punto de encuentro entre futuristas, científicos, tecnólogos y líderes de la industria mediante la celebración periódica de foros, diálogos, seminarios y sesiones de investigación a lo largo del año. También servirá de centro de difusión de conocimiento e investigaciones que arrojen luz sobre los descubrimientos, desarrollos y tendencias científicas más importantes.

Un hito arquitectónico

Desde el punto de vista arquitectónico, el museo es una maravilla de la ingeniería. Es el edificio más aerodinámico del mundo, sin esquinas afiladas en su estructura exterior. Se eleva hasta una altura de 77 metros y redefine la arquitectura moderna mediante el uso de herramientas y tecnologías novedosas. Su diseño corrió a cargo de los arquitectos de Killa Design y la consultora de ingeniería Buro Happold,

El museo está considerado uno de los proyectos arquitectónicos más complejos del mundo. Se construyó utilizando el modelo de «diseño paramétrico», una tecnología tridimensional basada en el diseño técnico avanzado que funciona mediante la introducción de datos y parámetros del edificio a diseñar. La fachada de acero inoxidable del museo consta de 1.024 paneles en una superficie de 17.600 metros cuadrados, fabricados con brazos robóticos automatizados, algo inédito en la región.

El museo se alimenta con 4.000 megavatios de electricidad que se produce a través de energía solar mediante paneles conectados al museo. La fachada está iluminada por 14.000 metros de líneas de luz y está decorada con citas inspiradoras de la poesía de Su Alteza el Jeque Mohammed en caligrafía árabe, lo que lo convierte en el único edificio del mundo cuya fachada entera está adornada con el arte de la caligrafía. La escritura grabada en la fachada de acero ha sido diseñada con vidrio avanzado fabricado con nuevas tecnologías específicamente para mejorar la calidad de la iluminación interior y el aislamiento térmico exterior.

El artista emiratí Mattar bin Lahej diseñó los dichos de Su Alteza el Jeque Mohammed, la escritura «Thuluth», que refleja la nobleza, la originalidad y la permanencia, sabiendo que la escritura es una de las más utilizadas en la expresión artística por su estética intemporal.

Experiencia inmersiva… hacia el año 2071

El Museo del Futuro tiene como sello diferenciador el hecho de emplear las últimas tecnologías en materia de realidad virtual y aumentada, análisis de big data, inteligencia artificial e interacción hombre-máquina para responder a muchas preguntas relacionadas con el futuro de la humanidad, las ciudades, las sociedades y la vida en la Tierra, hasta el espacio exterior.

Dentro se encuentra una sala multiusos con capacidad para más de mil personas, y sus secciones incluyen una sala especial para conferencias y talleres interactivos con capacidad para más de 345 personas. También incluye laboratorios de innovación para la salud, la educación, las ciudades inteligentes, la energía y el transporte, un museo permanente de innovaciones del futuro y laboratorios para generar y probar nuevas ideas, especialmente en áreas de desarrollo relacionadas con retos sociales críticos.

El Museo del Futuro lleva a sus visitantes en un viaje experiencial que los transporta al año 2071, que coincide con el centenario de la fundación de los Emiratos Árabes Unidos. Este recorrido los llevará de un ámbito universal a uno personal, basándose en un enfoque que subraya la importancia de la propia conexión con el universo en el marco de una relación de influencia mutua, y promueve el principio del papel de cada individuo en la configuración del futuro.

Ir arriba