Uno de los elementos más característicos del pueblo brasileño es, sin dudas, la posibilidad de aprovechar la alegría de su gente en eventos de todo tipo. Justamente, uno de los más importantes en este sentido son los carnavales, y entre los muchos que se desarrollan en la totalidad del territorio nacional, el Carnaval de Bahía, también conocido como Carnaval de Salvador, es uno de los más importantes, por lo que vamos a repasarlo.

Lo primero que tienes que saber acerca de este encuentro que se lleva adelante sobre todo en los primeros meses del año, y con especial fulgor en febrero, es que se trata de una de las mayores fiestas del mundo a las que se puede asistir, según los expertos en turismo, al punto tal de que incluso podemos aprovechar para recorrer una de las ciudades más bellas del país, como lo es la propia Salvador.

Entre los elementos propios de este carnaval, que lo distinguen de otros que se llevan a cabo dentro del territorio de Brasil, tenemos que destacar la presencia de los “blocos”, considerados por los turistas como la base del encuentro, ya que los mismos se encargan casi siempre de animar al público, estando formados por un grupo de asociaciones, todas las cuales responden directamente al “espíritu yoruba”, procedente de la nación africana Benín.

Además, durante todo el desarrollo del carnaval, son comunes los desfiles al ritmo de las batucadas, acompañados de orquestas de percusionistas únicamente, siendo éste uno de los momentos de mayor excitación de los presentes, y el paso previo a la aparición de los denominados “tríos eléctricos”, que tocan música durante tres días enteros, sin descanso.

Para finalizar, no podemos dejar de señalar que el carnaval de Salvador es bastante diferente al otro imponente de Brasil, el de Río de Janeiro, básicamente porque éste se lleva a cabo en las calles de la ciudad, y no en un Sambódromo, como el carioca, y con la ventaja además de que cualquier turista puede meterse en medio del mismo para participar activamente.