Para los vallisoletanos de la península de Yucatán, si visitas la ciudad pero ignoras el cenote Zací es como no visitar la ciudad. El cenote se ha convertido en un símbolo de la ciudad y en un orgullo para todos sus habitantes. Sus aguas subterráneas formando estanques son una maravilla que nos ha dado la naturaleza y que no podemos pasar por alto si visitamos Yucatán.

Situado cerca de la plaza principal de la Sultana de Oriente, es uno de los cenotes descubiertos más grandes de toda la penísnula. Muchos creen que los cenotes subterráneos son mucho más hermosos por la magia que encierran aunque el de Zací no tiene nada que envidiar.

El área acuática ocupa 28 metros de diámetro y hay una altura de 26 metros entre la superfície del agua y la bóveda. Las paredes que la envuelven disponen de escaleras de piedra para facilitar a los visitantes el acceso. De esta forma, los turistas pueden contemplar los peces que viven en el cenote. La luz que se filtra por las copas de los ñarboles permite ver una estampa única ya que se reflejan en el agua el azul del cielo y las nubes.

Las estalácticas y las raíces de la bóveda parecen acercarse al agua y desafiar a las leyes de la gravedad. Un viaje a Valladolidsin visitar el cenote no está totalmente completo. La estrella de la ciudad que no pierde su belleza con el paso del tiempo.

Fuente | La Península de Yucatán