-

El impresionante Cráter Tswaing en Pretoria

horta
Si recorremos 40 kilómetros desde la hermosa ciudad sudafricana de Pretoria nos encontraremos con uno de los paisajes más curiosos de la región. Se trata del cráter Tswaing, la marca que dejó en la Tierra el impacto de un meteorito hace ya 200.000 años.

Este impresionante cráter tiene un diámetro de aproximadamente un kilómetro y una profundidad de 100 metros. Allí podremos observar un lago de agua salada rodeado de una hermosa vegetación.

horta
La zona del cráter Tswaing, con el paso del tiempo, se ha convertido en el hábitat elegido por una gran variedad de aves de alrededor de 320 especies y también algunos vertebrados además de árboles, plantas y arbustos autóctonos.

También es muy interesante visitar el museo que se encuentra cerca del cráter donde se puede conocer mucho sobre la historia del lugar realizando un circuito guiado de aproximadamente tres horas de duración que nos llevará al lago central a través de un camino que rodea el cráter y llega hasta sus aguas.

Vía│Sudáfrica por descubrir

Lo último...

La nueva forma de viajar de los españoles: escapadas con actividades privadas

Este año, los españoles han tenido que cambiar su forma de organizar sus viajes, apostando por destinos cerca de casa con el objetivo de...

6 destinos pensados para relajarse y desconectar

La alarma sanitaria provocada por la Covid-19 ha afectado al modo de viajar de las personas. Un alto porcentaje ha dejado de hacerlo por...

5 destinos románticos españoles para una escapada en otoño

Otoños es, para muchas personas, la mejor época del año para viajar. Es cuando la temperatura se vuelve más suave, lo que te permite...

Los españoles apuestas por el turismo nacional

La crisis causada por el Covid ha afectado a muchos sectores, siendo el turismo uno de los más afectados. Este verano, la gente ha...

Los mejores lagos que nos podemos encontrar en cada Comunidad Autónoma

España es conocida por sus playas, pero nuestro país esconde muchos otros paisajes de gran belleza y que siempre quedan escondidos en un segundo...