Uno de los principales sitios turísticos que podemos encontrarnos en Croacia, y más específicamente en su capital, Zagreb, es el Teatro Nacional del país, un interesantísimo centro cultural, de los más importantes de Europa del este, que suele ser visitado por cientos de turistas venidos de todas partes del mundo, desde su inauguración en 1840.

De hecho, si bien el Teatro Nacional original era un sitio realmente impresionante, no llegaba al nivel de los otros grandes teatros europeos, de modo que el Gobierno local impulsó una gran cantidad de mejoras en sus infraestructuras, que le permitieron posicionarse en ese mismo tope, sobre todo cuando tres décadas más tarde, se estableció allí una de las primeras compañías nacionales de ópera.

Avanzado el tiempo, el edificio quedó chico para la enorme cantidad de actividades que se llevaban a cabo en sus instalaciones, y por eso se decidió trasladarlo a un nuevo recinto. De hecho, no se trataba de un sitio cualquiera, sino de un diseño desarrollado por los dos arquitectos más famosos de la época en Europa, los vieneses Ferdinand Fellner y Herman Helmer, quienes terminaron las obras para 1895.

Posteriormente a ello, los principales artistas croatas y muchos del resto del mundo se han visto representando distintas obras en este establecimiento, como por ejemplo Franz Liszt, Sarah Bernhardt, Franz Lehár, Richard Strauss,Gerard Philipe, Vivian Leigh, Laurence Olivier, Jean Louis Berrault, Peter Brook y Mario Del Monaco, entre otros.

Además, la historia de los directores del recinto también es muy llamativa, considerando que muchos de ellos culminaron, o comenzar, extraordinarias carreras internacionales al frente de este Teatro Nacional de Croacia. Entre ellos podemos mencionar a Ivan Zajc, Jakov Gotovac y Branko Gavella, entre otros; situación que ha colaborado enormemente para que personas llegadas desde distintas partes del mundo se interesen en visitarlo.