El turismo se suma a los descuentos del Black Friday

Hace ya algún tiempo que el Black Friday entró en nuestras vidas para quedarse. Fue en 2012 cuando esta práctica desembarcó en España por primera vez de la mano de Mediamarkt. Si bien el primer año no tuvo toda la acogida deseada, un año después, y tras sumarse El Corte Inglés y Amazón, las ventas en esta época del año aumentaron.

Desde ese momento, el número de españoles que han comprado en ese día no ha hecho más que crecer, aunque debido a la pandemia y la crisis actual, el gasto medio por habitante ha bajado hasta situarse en los 200 euros. Aún así, es un presupuesto muy elevado si lo comparamos con el de otros países, por ejemplo Turquía donde se sitúa en 71€.

Aun así, la expansión del Black Friday no es lo único que ha cambiado. También su forma. Lo que empezó como un día con descuentos significativos en el sector de la tecnología, se ha transformado en una jornada de rebajas en todos los negocios. Hasta en los supermercados. Ya nadie se resiste a celebrar el Black Friday, incluso aquellos negocios que no tenían un papel relevante en esta celebración ya se han hecho un hueco, como es el caso del sector turístico y la hostelería. Y es que nadie renuncia a celebrar el día del consumismo por antonomasia.

El auge del Black Friday y el fin de la rebajas tradicionales

Para Ariadna Casasus, profesora colaboradora de los Estudios de Economía y de la Empresa de la UOC, influyó mucho en la consolidación del Black Friday “la liberalización del calendario de rebajas por parte del gobierno español”. De hecho, esta iniciativa supuso el principio del fin de nuestras rebajas, las que se celebran todos los años después de los Reyes y en verano.

Y aunque esta normativa perjudicó a los pequeños comerciantes, supuso toda una oportunidad para las grandes empresas del e-commerce cansadas de respetar el calendario nacional para aumentar sus beneficios, ofreciendo ofertas constantemente e incentivando el consumismo.

No obstante, la aparición del Black Friday, El 11 del 11 o el Cyber Monday también se debe a un cambio en los patrones de consumo. Hace más de una década, el consumidor esperaba con ganas los periodos de descuentos para comprar aquellas prendas que, durante la temporada, no había comprado por su precio o porque el hecho de ir de rebajas suponía casi un acto social y de satisfacción personal en el que aprovechar las gangas.

El Black Friday es la antesala de la campaña navideña

El éxito internacional del Black Friday y su enorme aceptación, pese a ser una tradición estadounidense, se debe en gran medida por la época en la que se da. “Al celebrarse a finales de noviembre marca el inicio de las compras navideñas en todo el mundo”, explica Casasus, uno de los momentos más importantes para cualquier negocio.

De hecho, son muchos los consumidores que aprovechan este día para empezar con su lista de compras navideñas. Según el último estudio de consumo realizado por Deloitte esta  campaña de descuento de noviembre concentrará un 15% de las compras previstas para Navidad. El ahorro acumulado en las carteras de las familias eleva aún más la ilusión ante la posibilidad de comprar a precios competitivos.

Y como explicó Neus Soler, profesora de los Estudios de Economía y de la Empresa de la UOC, en la notícia Navidad en octubre: ¿por qué las marcas adelantan sus campañas?, este 2022 la Navidad se espera con ganas. “Es la primera sin restricciones, pese a la inflación, habrá más momentos de reunión y con ello regalos”

Otro punto importante del crecimiento de esta festividad en España tal y como recuerda Casasus, es la digitalización de las empresas que, “han invertido mucho durante la pandemia del COVID-19, momento en que la venta digital era la única opción para llegar al consumidor”.

El turismo se suma al Black Friday

Y pese a que los productos tecnológicos continuaban siendo los más vendidos en el Black Friday, cada vez más sectores se abren a él.

Según los números aportados por Casasus, en la actualidad, la tecnología copa un 40% de las ventas, seguido por moda y complementos que representaron el año pasado el 34% de las ventas. Pese a eso, el ocio y los viajes no se quedan atrás y el año pasado ya significaba “cerca del 10% de las ventas”, recuerda la experta.

Y detrás de un aumento de la demanda hay una campaña de marketing. “Con la pandemia, estos actores se vieron muy perjudicados, necesitaban medidas para incentivar su consumo. Y la euforia del Black Friday es una oportunidad muy buena de aprovechar”, explica.

Además, tradicionalmente para estos negocios, noviembre y diciembre son meses flojos. “El consumidor está más focalizado en la Navidad, se compran productos tangibles como la electrónica, los juguetes o las joyas”, incide Casasus.  Por ello, la adopción del Black Friday ha supuesto atacar estos meses de baja demanda y recuperar el dinero perdido en los momentos del Covid-19. Y parece ser que invertir en turismo durante estas fechas ya tiene seguidores. Como figura en el Barómetro Turístico Brain Trust, el 40 % de los viajeros planifican sus viajes con antelación, de ahí que el Black Friday se haya convertido en un día clave y atractivo para todos los viajeros que no quieran pagar más de la cuenta.

No caer en estafas

Y aunque la euforia colectiva del Black Friday supone un buen aliciente para obtener ventas, como remarca Casacus, no siempre es un acierto: “también puede ser un momento arriesgado si no se planifica y se ejecuta de forma estratégica”.

Casacus advierte del peligro de caer en una campaña falsa, provocada por un bulo en la red. Una práctica que puede dañar a la reputación de la empresa. “Hace pocos días se promocionaba que Iberia regala 5.000 billetes de Iberia a destinos europeos y era falso”, ejemplifica. Aunque, aparte de inventado también era una estafa. Para entrar en dicho sorteo de billetes se tenía que abonar 2,90 euros por unos supuestos gastos de gestión. Y, aparte, se tenía que reenviar el enlace a cinco contactos más, para así dejar a los estafadores nuevas víctimas a las que engañar. No tardó mucho Iberia en desmentir este bulo en un comunicado y en sus redes sociales, pero, desafortunadamente para muchos el daño ya está hecho.

¿La inflación afectará al Black Friday?

No obstante, con el panorama de inflación, el sector del gran consumo contiene la respiración ante el panorama inflacionario que vigente. Pero, ¿esto afectará al Black Friday? Para Casasus no tiene por qué. “Ahora más que nunca se planificaran las compras con antelación para aprovechar el momento de promoción de Black Friday para poder beneficiarse de compras a mejor precio”, considera la experta. De hecho, según it Reseller, el 55,7 % de los españoles realizará alguna compra en Black Friday. Según Casasus, el cada vez más es más exigente, por eso es importante que las empresas “hagan ofertas y promociones interesantes, que les aporten valor, que marquen la diferencia”, concluye.

nota de presan UOC

Ir arriba