-

Gran Canaria, uno de los primeros destinos en recuperarse tras el Coronavirus

Todo apunta a que Gran Canaria será uno de los destinos que antes comenzará a recuperarse cuando pase la crisis del Coronavirus. En la actualidad, es uno de los cinco aeropuertos españoles autorizados a recibir vuelos internacionales, además de su puerto que podrá recibir cruceros. La isla ya ha comenzado a prepararse para ello, Turismo de Gran Canaria invertirá hasta 20 millones de euros en proyectos encaminados a la reactivación de la imagen de Gran Canaria y a la rehabilitación de infraestructuras turísticas.

En el pequeño círculo que forma la isla central de las Canarias es posible encontrar todos los climas, disfrutar un enorme contraste de paisajes, sentir todas las emociones. Recorriendo los escasos cincuenta kilómetros que separan una costa de otra, en cualquiera de las direcciones, se puede pasar de las cálidas arenas que forman sus playas a las blancas cimas de su cumbre más alta, que lleva el simbólico nombre de Pico de las Nieves, con 1.950 metros de altura. En el camino se descubrirán majestuosas calderas, vertiginosos barrancos y acantilados sobre el mar, suaves valles cubiertos de vegetación, pequeños pueblos pintorescos…

Pero la principal aventura, el mejor descubrimiento es el de la gente que habita estos lugares. Todos diferentes: el pescador que reta cada día a la mar y que debe trabajar en equipo porque de ello depende su negocio y, con frecuencia, su vida; el agricultor, acostumbrado a mirar al cielo, no tanto para suplicar lluvias, como para adivinarlas en el horizonte; el pastor, que acompaña su soledad con los vuelos de su mente; el habitante de los diminutos pueblos o de las dinámicas ciudades, acostumbrado a los grupos de extraños que desde hace siglos han acudido a esta tierras.

Una capital moderna y abierta

La visita a la isla suele iniciarse en la capital y por fuerte que sea la tentación de acudir a las inmensas playas del sur o descubrir su deslumbrante interior, vale la pena dedicarle un tiempo. Es, además, la forma más lógica y la que mejor se adapta a su propia historia. En efecto, fue en Las Palmas de Gran Canaria donde primero se asentaron los conquistadores, concretamente en el barrio de Guiniguada. A medida que la ciudad fue creciendo, las casas se desparramaron por las dos paredes del barranco, formando los barrios de Vegueta y Triana.

Precisamente aquí, en el centro de la Vegueta, un libro abierto sobre el pasado, debe comenzar la visita. La arquitectura neocolonial, representada en hitos como la Catedral o la Casa de Colón, dejan constancia de la fuerte personalidad atlántica de La Palmas de Gran Canaria, un cruce de caminos y de culturas. Caminando sobre el empedrado de estas calles se viaja a otro tiempo, paseando por ejemplo junto al lugar donde el descubridor de América recitó sus oraciones antes de zarpar de nuevo. Algunos chistosos cuentan que en la catedral es posible estudiar una gran parte de la historia del arte. En efecto, el exterior neoclásico con algo de barroco, oculta un interior del período gótico tardío con bellos tesoros como el precioso Cristo de Luján Pérez.

Triana fue en sus orígenes un barrio marinero, aunque hoy sólo la ermita de San Telmo recuerda aquel pasado. La calle principal se llama también Triana y en ella están los principales comercios de la ciudad y un escaparate inmenso de lo mejor que se fabrica en el mundo. Cerca está la calle Cano, donde se encuentra la casa-museo de Pérez Galdós, donde nació el autor de los Episodios Nacionales en 1843.

Antes de abandonar la zona, vale la pena hacer una visita –y si se puede alojarse– en el hotel Santa Catalina, reconocido como mejor hotel histórico de lujo de Europa. Historia y glamour no le faltan, por él han pasado Ava Gardner, Winston Churchill, Agatha Christie, Gregory Peck o María Callas. Y lujo, tampoco. El hotel está gestionado ahora por Barceló Hotel Group, bajo el sello de Royal Hideaway Hotel que incluye los más representativos de la cadena, que ha realizado una cuidada y rigurosa renovación que logra ensalzar su original identidad británica y preservar su patrimonio artístico del siglo XIX y XX, sumergiendo al huésped en una experiencia de cinco estrellas gran lujo.

Camino al sur

Las Palmas es sólo un aperitivo para el especial banquete que supone recorrer la isla. Aunque hay que elegir entre varias direcciones, tal vez la ruta más popular es la que lleva a las magníficas playas del sur y al singular espectáculo de Maspalomas, un conjunto de ocho kilómetros de arenas y dunas, con pequeños oasis de palmeras, declarado Reserva Natural. Precisamente una de las pocas consecuencias buenas del confinamientos de estas últimas semanas, ha sido que las dunas de Maspalomas han recuperado su esplendor gracias a la ausencia de pisadas, se ha regulado el flujo de arena y han florecido sus ondulaciones naturales. El grupo que cuida este paraje espectacular confía en que el regreso del turismo no altere lo conseguido, para ello se ha dotado de balizas y señales a los cinco senderos que atraviesan el ecosistema de forma que los visitantes transiten por ellos, absteniéndose de pisotear el resto. La Reserva está constituida por tres ecosistemas: el Palmeral, la Charca y las Dunas, que se extienden a pocos metros del mar. Toda la zona es un enorme espacio natural de excepcional valor.

Desde la Charca y en dirección a las dunas, caminando por la orilla del mar, se llega a la Punta de Maspalomas, que conecta con Playa del Inglés. Es realmente la misma playa, que a partir de ese lugar cambia de nombre. Toda la playa cuenta con tramos solitarios y aislados, en los que practicar nudismo. Por su parte, los surfistas tienen su lugar de encuentro en la curva que une Maspalomas con Playa del Inglés.

Junto a las dunas de arena, el otro símbolo de Maspalomas es su altivo faro de 55 metros que ilumina la punta sur de Gran Canaria desde 1890 y que ha visto cómo una zona casi desértica y deshabitada se convertía en uno de los grandes iconos turísticos no solo de Canarias, sino de toda España. Tras una azarosa vida, el Faro de Maspalomas, declarado Bien de Interés Cultural en 2005, ha abierto hace poco sus puertas a los millones de visitantes extranjeros, nacionales y locales, que llegan cada año a la isla. Lo ha hecho inicialmente como punto de información turística y tienda de artesanía, pero un proyecto mucho más ambicioso prevé acoger en el futuro un Centro de Interpretación Etnográfica. Porque mucho antes de que los castellanos terminaran conquistando la isla, los nativos convirtieron ese paraíso terrenal en uno de sus espacios preferidos para vivir.

Adentrarse en el interior

Más allá de Maspalomas, iniciando el camino hacia el norte por la otra costa –un litoral que goza de 360 días de sol al año–, vale la pena visitar el pequeño pueblo marinero de Arguineguín, lleno de encanto; Patalavaca, uno de los mejores centros turísticos de la isla; Puerto Rico, urbanización pionera en la oferta náutica y Puerto Mogán, una encantadora villa marinera con un magnífico y acogedor puerto pesquero y deportivo.

Es hora de emprender el camino hacia el interior de la isla, muy desconocido para muchos y sin embargo, en buena parte responsable de que el 43% de su superficie sea territorio protegido y que en 2005, la UNESCO premiase ese esfuerzo con la declaración de Reserva Mundial de la Biosfera. En ese viaje se atraviesan barrancos y desfiladeros, bosques y cráteres, las laderas se cubren de fincas de plataneras y el cada vez más lejano litoral se vuelve más salvaje pero igual de sugerente, y se puede disfrutar de las más de cien especies de flora que sólo pueden verse en la isla y de emblemas de la fauna local como el pinzón azul o el lagarto canarión. Se cambian las famosas playas del sur y sus resorts por las piscinas naturales, los alojamientos rurales y el queso artesanal para buscar, más allá del consabido ‘sol y playa’, la esencia geográfica de tanta belleza.

La exuberancia paisajística de Gran Canaria puede ser contemplada en calma desde su red de miradores o siendo testigo del imponente pacto de silencio que guardan desde hace millones de años dos singulares monolitos basálticos en la Caldera de Tejeda. El Roque Nublo, una enorme roca basáltica en forma de monolito de más de 65 metros de altura surgida como consecuencia de la actividad volcánica y la erosión, que es un icono de la isla que resiste el paso del tiempo en soledad, mientras que el Roque Bentayga se presenta ante los ojos con la majestuosidad que le reporta haber sido un lugar de culto para los aborígenes que poblaron el archipiélago hasta el siglo XV, como así atestiguan los yacimientos arqueológicos que guarda. Miguel de Unamuno lo describió como “tempestad petrificada”.

Este lugar, como otros muchos en la isla puede ser perfecto para descubrir por qué la UNESCO ha considerado a Gran Canaria como una ‘ventana al cielo’ por su calidad y nitidez para la contemplación de las estrellas, una visión que está en riesgo en el planeta. Por todo ello, esta defensa del cielo de Gran Canaria se ha convertido en un eje de actuación básico para la isla, que también trata de conseguir que el yacimiento arqueológico del poblado aborigen Risco Caído, situado en Artenara, sea declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO junto a los Espacios Sagrados de Montaña de Gran Canaria.

Queda mucho por ver en este “continente en miniatura” y todo está a un paso en excursiones de apenas un día. De la mañana a la noche se puede, por ejemplo, atravesar los mágicos bosques de laurisilva recubiertos de musgo y misterio, caminar por pinares situados a más de mil quinientos metros de altura y contemplar las nubes bajo tus pies y sumergirse cualquier día del año en las aguas cristalinas que acarician un litoral de sinuosas dunas o vertiginosos acantilados. Gran Canaria es uno de esos lugares que parecen una mezcla de sueño y realidad. Pero ahí está, esperando a ser descubierta.

Lo último...

Valencia, todo lo que se puede hacer durante el verano

La Covid-19 ha hecho que este verano sea algo atípico. Las vacaciones han quedado relegadas a un segundo lugar, y no todo el mundo...

Navarra, el destino elegido para hacer Glamping

El sector turístico ha tenido que adaptarse a la nueva situación causada por la Covid-19 para garantizar la máxima seguridad a sus clientes. Debido...

Descubre los pueblos más bonitos de la Comunidad de Madrid

La situación provocada por el Covid-19 he hecho que mucha gente cambie sus habituales vacaciones en la costa o el extranjero, por un turismo...

Madeira obliga el uso de mascarillas para seguir siendo un destino seguro

Desde el primer momento de la pandemia del Covid-19, Madeira ha sido uno de los sitios más seguros donde viajar. Un lugar llego de...

Refréscate por la ruta del helado artesano de Palma

No hay nada mejor, para hacer frente al calor del verano, que disfrutar de un buen helado, y si es artesanal, mucho mejor. En...