A partir del próximo mes de marzo, Madrid contará con un nuevo hotel de cinco estrellas. Se trata del Gran Hotel Ingles, un hotel boutique situado en el número 8 de la calle Echegaray, dentro del Barrio de las Letras. Para dar vida al hotel de lujo más antiguo de Madrid, se ha contado con uno de los estudios de arquitectura e interiorismo más prestigiosos del mundo. Se trata de Rockwell Group, con sede en Nueva York, quien ha querido recrear el lujo de los dorados años 20.

Hotel con mucha historia

El Gran Hotel Inglés fue construido en 1853, y fue el primer hotel en tener restaurante. También tiene el honor de estar situado en la primera calle de la ciudad que contó con suministro eléctrico, la actual calle Echegaray. Lugar de encuentro para vanguardistas e intelectuales de la época.

El hotel cuenta con dos comedores privados, una biblioteca bautizada con el nombre de “Salón de las Letras”, un gimnasio, zona de wellness y 48 habitaciones perfectamente decoradas siguiendo la tendencia de los años 20.

LobByto

Gracias al trabajo de Hidden Away Hotels junto a Rockwell Group, se ha construido un espacio que transmite la sofisticación y la elegancia del Madrid de los años 20, con la utilización de candelabros circulares y detalles inspirados en los techos de las mansiones clásicas de la década dorada. Como eje central, se sitúa el bar, una joya del diseño, que cuenta con una barra elíptica iluminada compuesta de un exclusivo mosaico de piezas encajadas de geometría art déco que culmina en el gran botellero realizado en acero, bronce envejecido y cuero, que pesa más de 3.000 kilogramos y que queda suspendido sobre ella, uno de los grandes retos estructurales del proyecto.

La empresa encargada de su puesta de largo, cuenta con una larga carrera en crear escenarios para producciones de Broadway. Esto hace que cada proyecto encargado, sea visto como una inspiración teatral. En este caso, su mirada artística se ve reflejada en la iluminación, las cortinas y los espejos con marcos de mosaico que se encargan de representar imágenes históricas.

En el caso de la oferta gastronómica, destacará por tratarse de una experiencia cambiante que estará disponible las 24 horas del día. Irá desde el mejor ambiente para un buen desayuno en Madrid, al de un vermú a media mañana, una sabrosa merienda española donde no faltará el chocolate con churros y una cena casual.

El restaurante Lobo 8

El restaurante del edificio lleva por nombre Lobo 8. Está inspirado en los comedores y cocinas tradicionales de espacios abiertos. En él se han mezclado las estructuras clásicas de las columnas de roble pintadas de azul con espejos adheridos y papel pintado de estilo clásico.

Cuenta también con una iluminación clásica con toques contemporáneos, conmemorando el hecho de que fuera el primer hotel de la ciudad en disfrutar de luz eléctrica. Alrededor del restaurante se sitúan los asientos en espacios reservados que conmemoran a los de los exclusivos clubs privados de la época dorada.

Habitaciones y Suites

Donde más esfuerzo se ha hecho, ha sido en crear habitaciones más cómodas para los huéspedes. En este sentido, se ha pasado de las 72 con que contaba el antiguo hotel, a las 48 del actual. Habitaciones más grandes y espaciosas, superando todas los 26 metros cuadrados. Algunas de ellas, disponen de terraza privada o de jacuzzi exterior.

Para que la estancia en él sea lo más placentera posible, las habitaciones se han decorado con lencería de algodón egipcio de 500 hilos, televisores de 50 pulgadas, gadgets tecnológicos y un modelo de servicio especial.

También dispondrá de 6 suites de lujo. Una de ellas contará con 125 metros cuadrados con dos ascensores independientes, dos dormitorios, zonas de estar, comedor privado, servicio de mayordomía o televisión de 65 pulgadas entre otras cosas.

En las habitaciones, pintadas de blanco roto, se ha jugado con la geometría clásica de las molduras de antaño, reconstruyéndolas y llevándolas por el techo y las paredes. La tapicería del marco de la cama se repite por toda la pared de forma uniforme y está revestida de cuero. Los lujosos baños disponen de bañeras independientes de mármol y un estante donde poner las bebidas y los accesorios.

Segundo hotel boutique de lujo de Hidden Away Hotels

El Gran Hotel Inglés es el segundo hotel de este ambicioso proyecto que ya cuenta en Palma de Mallorca con el hotel boutique Posada Terra Santa, antigua curia baronial que data de 1576. Hidden Away Hotels fue fundada hace cuatro años por Carmen Cordón Muro e Ignacio Jiménez Artacho. La filosofía de la cadena mallorquina reside en la pasión por el descubrimiento de lugares con identidad propia que han quedado relegados al abandono con el paso del tiempo, a los que les devuelven su antiguo esplendor.