A menudo asociamos la palabra museo con cuadros y esculturas que, aunque de gran valor artístico, los que no estamos familiarizados con el tema no sabemos valorar como se merecen estas obras. Por suerte, hay exposiciones para todos los gustos. Para los fans de James Bond o de los libros de John Le Carré presentamos hoy el Museo del Espionaje de Washington.

Este museo es el único en todo el mundo dedicado solamente a la historia del espionaje. La exposición permanente hace un recorrido a través de diferentes historias de espías explicando las misiones de las que eran encargados, los isntrumentos que utilizaban y las técnicas usadas para acabar con éxito.

De todas las muestras, destaca la colección más grande de isntrumentos de espionaje. Esta colección se exhibe a través de fotografías de momentos históricos concretos en las que se utilizaron estas armas. Además, cuenta con paneles que requieren de la interactuación de los visitantes en los que explican los secretos mejor guardados de los espías en acontecimientos como la Guerra Civil de Estados Unidos o la Guerra Fría.

El museo cuenta con seis exhibiciones permanentes divididas según el tema. En Introducción al espionaje, la voz de verdaderos espías nos cuenta el funcionamiento y las tareas de un espía. En Escuela de espías podremos examinar los más de 200 instrumentos, como armas o coches, que parecen sacados de las películas. Además, cuenta con una exhibición dedicada a la historia, la guerra entre espías y la situación actual de los espías que aunque no lo creamos siguen entre nostros.

El museo cuenta con actividades y juegos en los que los participantes deben resolver una misión espía. Una manera perfecta de conocer la historia reciente de una profesión misteriosa a la vez que hacemos un repaso a los acontecimientos que han hecho historia.