-

La ciudad de Venecia y sus pancartas

El corazón cultural de Venecia, la Plaza San Marcos, es conocida por sus canales, turistas… y ahora, por sus estridentes pancartas. Por estar corta de dinero, la ciudad vendió espacios publicitarios para financiar las necesarias restauraciones de las fachadas de varios edificios. Los monumentos de la ciudad literalmente se están cayendo a pedazos; en 2007, parte de una construcción de mármol cayó sobre un turista alemán, lastimándolo.

Los críticos han atacado la decisión de aplicar esta iniciativa en un sitio que es Patrimonio Mundial de la Unesco, sobre todo ahora que el Puente de los Suspiros está rodeado de anuncios (más recientemente de los autos Lancia, en una ciudad sin autos). El gobierno incluso tiene un plan para erguir un anuncio electrónico  de 220 metros cuadrados en la piazza. El proyecto al estilo de Times Square se encuentra paralizado porque ningún patrocinador se ha interesado (todavía).

Lo último...

Gran Canaria, uno de los primeros destinos en recuperarse tras el Coronavirus

Todo apunta a que Gran Canaria será uno de los destinos que antes comenzará a recuperarse cuando pase la crisis del Coronavirus. En la...

La Ribera del Duero burgalesa, un lugar para visitar siempre que se pueda

La Ribera del Duero es conocida en todo el mundo por la calidad de sus vinos, pero esta región esconde mucho más a lo...

Turismo rural, el primero en volver tras el Covid-19

Por culpa del Coronavirus, este verano será algo atípico para la mayoría de las familias españolas. Son muchos los que aún estén decidiendo si...

Castillo de Bellver de Palma, 5 curiosidades que lo hacen único

Palma de Mallorca destaca por ser una ciudad abierta y cuna de culturas, una ciudad donde es posible encontrarse restos de las civilizaciones más...

Fronteras cerradas, ¿cómo afectará al turismo?

Los Gobiernos de los países del mundo, han tenido que adoptar medidas de urgencias para hacer frente al Covid-19. Muchas de estas medidas son...
Artículo anteriorLa isla Fogo de Canadá
Artículo siguienteCómo comprar puros en la Habana