Desde los acantilados con fósiles de Joggins hacia la isla Partridge en Parrsboro, es un recorrido  poco frecuentado en el noroeste de Nueva Escocia. Si paseas en auto a lo largo de la elevada ruta del Glooscap Trail , veras paisajes de mareas que llegan como una ola, de extensos páramos con arándanos, y playas felizmente vacías.

Apunta tu carro en la dirección de Cape d’Or  que se encuentra a media hora de distancia manejando  al oeste de Parrsboro (sobre la costa norte de la bahía de Fundy) desde la aldea de pescadores de Advocate Harbour. Península de altos acantilados, el Cape of Gold sobresale entre furiosas corrientes impulsadas por el más alto diferencial de mareas del mundo, la de la bahía de Fundy, que tiene forma de embudo.

 Aquí los visitantes encuentran también una sirena de niebla automática, un faro, y, quizás lo mejor de todo, un restaurante homónimo repleto de ventanas, además de una renovada residencia del guardafaro, con alojamiento nocturno que es sensacional. El restaurante Cape d´Or ofrece almuerzos y cenas en temporada, de principios de mayo a mediados de octubre.

Darcy Snell, propietario de la posada y chef del restaurante, dice que la gente viene aquí por dos razones: “mariscos frescos y la vista, que es como para morirse”. Mirando hacia el Oeste a través de la bahía desde este majestuoso enclave, queda a la vista el cabo Chignecto y su parque provincial de zonas silvestres (excelente para acampar y excursionar).

Cuando te dirijas de vuelta a Parrsboro, asegúrate de reservar tiempo para las playas, muchas de las cuales tienen cuevas labradas por el mar, así como pequeñas recompensas que pueden llevar a casa quienes tengan ojo de águila para buscar en la arena: amatistas y ágatas. La playa en el Driftwood Parle Retreat, de nombre apropiado (driftwood significa madera a la deriva), es un testimonio de la inmensa fuerza de los remolinos de aguas revueltas. Y en una caminata por la playa de la isla de Spencer durante la marea baja se revelan al descubierto los astilleros.

Toda en conjunto, la ruta en auto aproximadamente  unos 32 kilómetros desde la isla de Spencer hasta Parrsboro bien podría ser el más hermoso paseo costero con subidas y bajadas de toda la Costa Atlántica de Canadá.

2 Comentarios

  1. Me encantaría hacer un viaje turístico a Canadá. No creí que tuviera tan lindas playas. Me gustaron mucho los paisajes de las fotos. Gracias por el artículo, muy interesante!!

  2. El año pasado estuve en Vancouver con una beca del ministerio para hacer un curso de inglés y la verdad es que, como tenía poco dinero, no pude visitar el país como hubiera merecido. Ahora que leo y veo estos paisajes y lugares tan impresionantes, me doy cuenta de que me debo una visita obligada de nuevo a Canadá.

Comments are closed.