Nada menos que 70 millones de visitantes (cinco de ellos extranjeros), espera recibir la Exposición Universal Shanghái 2010, prevista del 1 de mayo al 31 de octubre. La gran cita que prepara el gigante asiático maneja unas cifras exorbitantes: el recinto de la Expo ocupan unas 520 hectáreas de superficie (más de 20 veces la extensión de Expo Zaragoza 2008) y está ubicado en pleno corazón de la ciudad de Shanghái, la capital económica de China.

Entre los 190 países participantes, figura España como uno de los 42 que están construyendo su propio pabellón. Bajo el lema, De la ciudad de nuestros padres a la de nuestros hijos, se presenta como un país viejo y a la vez nuevo, moderno.Con una superficie útil de 7.500 metros cuadrados y un presupuesto de 18 millones de euros, el pabellón ya ha llamado la atención por el material que lo recubre,el mimbre, y que le ha valido el apodo enla prensa china de “cesto español”

 Se trata de un esqueleto de 25.000 metros de tubo de acero que soportará 8.524 grandes placas de mimbre y que albergará además de las tres salas principales, otros espacios como bar de tapas, instalaciones para celebrar actos y recepciones y un auditorio entre otros.