- patrocinador -

Hay un refrán muy conocido que reza “Viena y la muerte son un amor eterno”. La capital de Austria cuenta con el Cementerio Central donde yacen los restos de Beethoven, Falco y otros tres millones de personas. Debajo de la Catedral de San Esteban están las catacumbas con las montañas de esqueletos de los que perecieron víctimas de la peste.

De todas formas, ninguna de las mortíferas atracciones deja una impresión tan marcada como la de Narrenturm (La Torre de los Locos). Aquí se expone una colección anatómico-patológica que convirtió la torre en uno de los terroríficos destinos para conocer la leyenda de Austria y la muerte.

Fuente:  WIkiimedia
Fuente: WIkiimedia

La historia de Narrenturm

La torre terminó de construirse en 1784. Tiene forma cilíndrica y asciende hasta 5 pisos. Cuenta con 139 celdas en las que vivían encadenadas diferentes personas con enfermedades mentales. Hoy en lugar de locos la torre alberga monstruosidades inimaginables. Narrenturm es el museo patológico más antiguo del mundo. Sus más de 50.000 objetos pueden agruparse en dos grandes grupos, cadáveres o partes de cadáveres conservados en alcohol, y réplicas de cera de partes enfermas de los cuerpos.

En el pasado, cuando no existía la fotografía, estos modelos de cera eran imprescindibles para ayudar a la formación de los médicos. Eran moldes muy costosos, requiriendo un trabajo de 48 horas seguidas para lograr una pieza de buen nivel.

Desde 2012 la colección de la Torre de los Locos está anexada al Museo de Ciencias Naturales de Viena. Los moldes representan toda clase de enfermedades y dolencias, pero aún así se las considera obras de arte. Hay toda clase de objetos extraños, como una cabeza extraída del estómago de un tiburón, cálculos renales y mucho más. Toda clase de imágenes sorprendentes que te harán advertir si realmente tienes el estómago para enfrentarte a un museo diferente, terrorífico y sorprendente.

- patrocinador -